Agresión al escritor

El Gobierno iraní culpa a Rushdie del ataque y rechaza toda responsabilidad

"No consideramos a nadie más que a él y a sus seguidores dignos de culpa e incluso de condena", afirma el portavoz del Ministerio de Exteriores

Epi_rc_es

2
Se lee en minutos
EFE

El Gobierno de Irán culpó este lunes al escritor Salman Rushdie del ataque que sufrió el viernes por insultar a 1.500 millones de musulmanes y rechazó toda responsabilidad en la agresión. El ayatolá Jomeiní emitió en 1989 una fetua (decreto religioso) contra el autor de Los versos satánicos.

"No consideramos a nadie más que a él (Rushdie) y a sus seguidores dignos de culpa e incluso de condena", dijo en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Naser Kananí.

El escritor británico de origen indio, de 75 años, fue apuñalado en un acto público en el estado de Nueva York por Hadi Matar, quien mostró en sus redes sociales -ahora ya inaccesibles- afinidad con el extremismo chií y las causas de la Guardia Revolucionaria iraní, según fuentes especializadas en el radicalismo islámico citadas por medios estadounidenses.

Rushdie sigue ingresado en estado grave, con daños en hígado, riñón y un ojo, que podría perder, resultado de las 10 puñaladas que recibió, pero está evolucionando favorablemente y desde el sábado se encuentra sin respiración asistida.

Sin referencia a la fetua

El portavoz iraní subrayó que Rushdie "provocó la irá pública al insultar el islam y a más de 1.500 millones de musulmanes" en su libro Los versos satánicos, publicado en 1988.

Kanani no menciono la fetua emitida por el ayalotlá Alí Jomeini, pero rechazó vínculos con el atacante, el joven Hadi Matar, nacido en Estados Unidos y de origen libanés, y cualquier responsabilidad iraní. "Rechazamos definitivamente cualquier lazo con el atacante", remarcó el portavoz, que afirmó que solo saben lo que ha salido en los medios de comunicación.

Kananí además hizo un llamamiento para no usar la libertad de expresión para insultar las creencias de los demás. "La libertad de expresión no puede justificar el abuso de religiones divinas y sus principios", dijo.

Indiferencia y silencio entre los iranís

Tras el ataque a Rushdie, las autoridades iraníes habían guardado silencio hasta ahora y las reacciones públicas no habían sido unánimes. Por un lado, los medios de comunicación conservadores celebraron el suceso con titulares como "La divina venganza alcanza a Salman Rushdie", del diario Keyhan o "El ojo del diablo ha sido cegado" del periódico Jaam-e Jam.

A la vez, la indiferencia y el silencio fue la tónica general entre los ciudadanos, que consideran el asunto una cosa del pasado o directamente desconocen el nombre del novelista.

Noticias relacionadas

Los religiosos, sin embargo, sí celebraron el ataque. "El imán Jomeiní lo declaró apóstata, y cuando alguien es declarado apóstata está permitido matarlo", dijo ayer a Efe el importante clérigo Yalal Mohebí en el santuario Saleh de Teherán.

Dirigentes occidentales han rechazado las explicaciones de Teherán. "Es ridículo" culpar al propio escritor del ataque, ha asegurado un portavoz del Gobierno británico. Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, ha denunciado a aquellos miembros del régimen iraní que han celebrado la noticia. "Es abyecto", ha denunciado.