Crisis política en Londres

Johnson se despide en los Comunes reescribiendo el legado de tres años de escandaloso mandato

“Su delirio no acaba nunca. Qué alivio para el país el que ellos finalmente le hayan echado”, declara el líder de la oposición

Johnson se despide en los Comunes reescribiendo el legado de tres años de escandaloso mandato

EFE / NEIL HALL (Efe)

2
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

Sin el menor sentido de la vergüenza y de la realidad, Boris Johnson presentó el lunes una moción de censura (‘non confidence’) contra su propio gobierno para provocar un debate en la Cámara de los Comunes que le permitiera vanagloriarse de sus “logros” durante los tres años de mandato. “Estoy muy orgulloso de lo que hemos hecho y orgulloso de la manera en la que he asumido el liderazgo en tiempos difíciles”, declaró a modo de despedida, en una de sus exultantes e insultantes presentaciones de los resultados de su gestión, tan ilusoria como mendaz. La última payasada sin ápice de gracia de quien tanto daño ha hecho al país, jaleada por los mismos diputados que le habían echado del cargo pocos días antes. Un hombre, “hablando en su propio funeral”, como le espetó un miembro de la oposición.

Evitar una elección general

Johnson recurrió a una maniobra tan extrema como la de presentar la moción, máxime cuando la semana pasada bloqueó una iniciativa similar de la oposición laborista. El Parlamento finaliza este jueves e inicia el receso de verano hasta el 5 de septiembre, la fecha en la que se conocerá el nombre del sucesor o sucesora del primer ministro. Éste permanecerá hasta entonces en funciones, pero quiso que el mundo supiera de su gesta como mandatario y nadie mejor para contarla que él mismo.

La pregunta presentada a los diputados fue: “¿Tiene esta Cámara confianza en el gobierno de Su Majestad?”.  Un voto negativo hubiera provocado una elección general, algo que han rechazado todos los contendientes al liderazgo conservador y la mayoría de los diputados ‘tory’, conscientes de que en las actuales circunstancias perderían en las urnas. Ante tal dilema y a pesar de la ira que despierta Johnson entre muchos de los suyos, el voto fue a favor del gobierno, 349 frente a 238 en contra, era inevitable.

La última fiesta

La oposición votó en contra. “Su delirio no acaba nunca. Qué alivio para el país el que ellos finalmente le hayan echado”, declaró el líder laborista Keir Starmer, quien acusó a los conservadores de haber elegido a Johnson en primer lugar y haberle mantenido en el cargo durante demasiado tiempo, a pesar de los escándalos y las mentiras.  

Noticias relacionadas

El primer ministro se ha ausentado de las reuniones que desde el viernes ha venido celebrando el r para examinar las medidas a tomar ante el aumento de las temperaturas sin precedentes en la historia del país. Johnson pasó el fin de semana en la residencia de campo de Chequers celebrando una fiesta con invitación cursada en nombre de él y de su esposa. Iba a ser la fiesta de su boda, pero hubo tantas críticas que se  canceló y simplemente la transformó en la fiesta de despedida del cargo.

Cuatro aspirantes

Este miércoles se conocerán los dos candidatos que se disputarán las llaves de Downing Street. El lunes quedaban cuatro:  Rishi Sunak (115), Penny Mordaunt (82), Liz Truss (71) y Kemi Badenoch (58). Fue descalificado Tom Tugendhat (31) .