Consejo Europeo

Ucrania y Moldavia avanzan hacia el estatus de candidato a la Unión Europea

  • Se espera una decisión positiva de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en el Consejo Europeo que celebran este jueves y viernes en Bruselas

  • La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, pide a los líderes europeos que estén "a la altura de la responsabilidad histórica"

Bandera de la Unión Europea.

Bandera de la Unión Europea.

5
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El camino de Ucrania y Moldavia -y de Georgia cuando cumpla las condiciones previas exigidas- hacia el estatus de candidato a la Unión Europea está prácticamente despejado. La Comisión Europea hizo una recomendación positiva la semana pasada, tras un análisis ultrarápido de los expertos comunitarios, y ahora serán los 27 Jefes de Estado y de Gobierno de la UE quienes tengan la última palabra en una cumbre europea, que se celebra este jueves y viernes en Bruselas, en la que no se esperan sorpresas. 

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, lo tiene claro: “Es el momento de asumir que el futuro de Ucrania, Moldavia y Georgia está dentro de la UE. Les invitaré a conceder la condición de países candidatos a Ucrania y Moldavia”, anunciaba en su carta de invitación a los líderes europeos. “Ucrania merece una perspectiva europea y también el estatus de candidato en el entendimiento de que el país llevará a cabo una serie de nuevas e importantes reformas”, ha reiterado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en vísperas de la cita.

Durante las reuniones de ministros de exteriores y asuntos europeos celebradas este pasado lunes y martes en Luxemburgo no ha habido ni un solo país que haya planteado problemas a la concesión inmediata del estatus de candidato, el primer obstáculo por superar para todo aquel país que quiere incorporarse al club. Tampoco los hubo durante la reunión preparatoria de los embajadores permanentes y fuentes diplomáticas descartan, con cierta cautela, “sorpresas inesperadas” de última hora. “No veo problemas en la concesión del estatus de candidato gracias al trabajo que se ha hecho”.

Un trabajo que ha permitido ir suavizando y eliminando las resistencias de los países más reacios en un principio a abrir la puerta a un país en guerra, como Países Bajos, Dinamarca o Portugal. “El tema está bastante estabilizado. Las opiniones de la Comisión Europea han sido útiles y constructivas y en el caso de Moldavia y Ucrania se le dará el estatus”, confirma otro diplomático europeo sobre una decisión que debe ser adoptada por unanimidad.

El borrador de conclusiones en el que trabajan los Veintisiete confirma la decisión de “conceder el estatus de candidato a Ucrania y Moldavia” y apunta que el Consejo decidirá sobre los siguientes pasos una vez que las condiciones fijadas por la Comisión Europea se cumplan. Von der Leyen ya ha avanzado que habrá una revisión de la situación a finales de año. En cuanto a Georgia, la intención de los Veintisiete es confirmar también que concederán el estatus de candidato una vez abordadas las prioridades recogidas por la recomendación de Bruselas.

Candidatura exprés

El primer ministro de Ucrania, Volodimir Zelenski, presentó la candidatura de adhesión el pasado 28 de febrero, tan solo cuatro días después de que Rusia invadiera su país. Desde entonces, en cada intervención pública y privada que ha mantenido con los Veintisiete Estados miembros, no ha desaprovechado la ocasión de recordar las aspiraciones europeas de su país. Una estrategia que poco a poco ha ido dando frutos y que culminó la semana pasada durante la visita del presidente de Francia, Emmanuel Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, a su país. Aquel día, y tras semanas arrastrando los pies los tres anunciaron explícitamente su apoyo -Italia ya era entusiasta- a la concesión “inmediata” del estatus de candidato. 

"Nadie duda que la guerra de Putin, la guerra de agresión, ha acercado la perspectiva europea de Ucrania y el futuro potencial de ingreso en la UE más que nada. Es indiscutible”, admite un alto cargo europeo sobre una decisión con la que pretenden dejar claro a Vladimir Putin que Ucrania es parte de Europa. Nadie se lleva a engaños tampoco de que el camino será largo y estará plagado de obstáculos. “Está claro que tienen que trabajar para hacer reformas y en paralelo reconstrucción Ucrania con un esfuerzo tremendo”, reconocía esta semana el jefe de la diplomacia de Dinamarca, Jeppe Kofod, otro de los países que habían mostrado reservas iniciales.

Balcanes occidentales

“Lo lejos que lleguen Ucrania, Moldavia y Georgia y lo rápido que avancen dependerá principalmente de sus acciones y progresos. Se trata de un enfoque basado en el mérito. Pero la forma en que respondamos a su entusiasmo y a su progreso es algo que debemos decidir nosotros (…) El Parlamento Europeo ha hablado alto y claro. Ahora es el Consejo Europeo quien debe decidir y estar a la altura de la responsabilidad histórica a la que nos enfrentamos”, ha dicho von der Leyen durante un debate en el Parlamento Europeo.

Y la respuesta, por ahora, debe ser abrir una puerta que debe llevar a la reconciliación de los Balcanes occidentales y a sus seis países a incorporarse a la Unión. “Es una historia cuyo próximo capítulo está siendo escrito hoy por el valiente pueblo ucraniano, y por todos nosotros, que debemos acompañarlos en su camino a Europa. Una vez más, Europa se encuentra en un momento crucial. Estemos a la altura de las circunstancias”, ha reivindicado. 

Noticias relacionadas

Algo más agitada se espera la reunión previa entre los 27 y los países de los Balcanes occidentales que siguen esperando en la recámara. Alguno de ellos incluso había amagado esta semana con boicotear la cumbre UE-Balcanes aunque finalmente estarán en Bruselas para tratar de acelerar su propio proceso de adhesión. De los seis hay cuatro que son oficialmente candidatos a la adhesión -Macedonia del norte, Montenegro, Serbia y Albania- mientras que dos -Bosnia y Hercegovina y Kosovo- se consideran candidatos potenciales.

De los cuatro países que ya tienen el estatus solo hay dos que han comenzado a negociar oficialmente mientras que el proceso de Albania y Macedonia del norte está congelado desde hace cuatro años por el bloqueo de Bulgaria, que alega problemas históricos y lingüísticos para impedir los avances hacia la UE de Skopje y de paso mantiene rehén a Tirana.