100 días de guerra

Sanciones contra Rusia | Seis rondas y más de un millar de políticos, militares, oligarcas y propagandistas sancionados

En los 100 días de guerra de Rusia en Ucrania la Unión Europea han adoptado seis paquetes de sanciones contra el Kremlin

Cuanto más duras las restricciones contra el Kremlin más difícil y tiempo han necesitado los Veintisiete para mantener la unidad

El presidente ruso, Vladímir Putin, el pasado 9 de mayo durante los actos del Día de la Victoria.

El presidente ruso, Vladímir Putin, el pasado 9 de mayo durante los actos del Día de la Victoria. / MAXIM SHIPENKOV (EFE)

6
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El Gobierno de Lituania, uno de los países de la Unión Europea más beligerantes junto con Polonia contra Vladímir Putin, ya tiene nombre para una hipotética 7º ronda de sanciones contra Rusia: KGB, por los tres elementos que debería incluir el próximo castigo europeo. En primer lugar, Kiril, por el nombre del Patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa excluido in extremis de la lista negra de sancionados por la amenaza de veto de Hungría; Gas, por el tercero de los hidrocarburos rusos que quedan sin sancionar; y Bancos, para cerrar el círculo y bloquear totalmente la capacidad del Kremlin de financiar su maquinaria de guerra. La capacidad europea de seguir aumentando el daño contra Moscú empieza, sin embargo, a tocar techo tras la aprobación de un sexto paquete de sanciones que ha dejado exhaustos y muy frustrados a muchos diplomáticos europeos.

"Finalmente hemos adoptado el sexto paquete de sanciones, crucial para Ucrania y para todos nosotros. Muy decepcionado y difícilmente aceptable que el acuerdo cerrado por los dirigentes europeos no fuera totalmente respetado por algunos. No daremos marcha atrás. Propongo nombrar el 7º paquete de sanciones KGB: Kiril, Gas y Bancos", ha dicho el embajador permanente de Lituania ante la UE, Arnoldas Pranckevicius. Pese a su tono combativo, la mayoría de los gobiernos europeos consideran que tras la decisión de imponer un embargo al petróleo ha llegado el momento de hacer una pausa.

"Es difícil especular sobre futuros paquetes porque desde el principio hemos visto que cuanto más daño causan más difícil es llegar a un acuerdo", admiten fuentes europeas sobre las posibilidades de seguir avanzando por la senda de las sanciones cuando se cumplen 100 días del inicio de una guerra contra Ucrania que coinciden con la adopción formal de la sexta ronda que eleva a 1.158 el número de políticos, oligarcas, militares, propagandistas y familiares sancionados por la UE.

6ª ronda: contra la novia de Putin

Según coinciden políticos y diplomáticos, el sexto y último paquete ha sido el más complejo de negociar, particularmente por las implicaciones del veto al petróleo ruso, que permite a Moscú recibir miles de millones al año. En 2021, la UE importó nada menos que crudo por valor de 48.000 millones de euros y petróleo refinado por valor de 23.000 millones con lo que reducir en un 90% las importaciones para finales de año, si Polonia y Alemania cumplen con su compromiso de cerrar el grifo también al petróleo que importan por oleoducto, supondrá un "enorme paso adelante".

La decisión contempla un embargo parcial al crudo y a sus derivados procedentes de Rusia por vía marítima, con períodos transitorios de seis y ocho meses respectivamente y con derogaciones temporales para Croacia (finales de 2023) y Bulgaria (finales de 2024) y exenciones para Hungría y Eslovaquia, que podrán seguir importando crudo indefinidamente aunque no podrán revender este petróleo en otros países de la UE para evitar distorsiones del mercado. Además, las aseguradoras europeas tampoco podrán asegurar el transporte de petróleo vía marítima hacia terceros países a partir de finales de año lo que dificultará que el Kremlin siga exportando a otros países ya que los principales operadores son europeos.

La sexta ronda se completa con la desconexión de nuevas entidades bancarias del sistema de pagos, la suspensión de las emisiones de tres medios estatales rusos, nuevas restricciones a la exportación incluidos productos químicos, la prestación de servicios de auditoría, contabilidad o consultoría fiscal al Gobierno o personas y empresas establecidas en Rusia así como la inclusión de otros 65 individuos y 18 entidades en la lista de sancionados de la UE. Aunque no se incluye el patriarca Kiril si figuran en esta ronda la supuesta pareja de Putin, la exgimnasta y presidenta del Consejo de Administración de National Media Group (NMG), Alina Kabaeva; la hija, hijo y mujer del secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, así como actores claves en la propaganda rusa y muchos militares implicados en las matanzas de Mariúpol y Bucha, como Azatbek Asanbekovich, conocido como el "carnicero de Bucha".

5ª ronda: veto al carbón ruso

Bruselas presentó la propuesta de quinta ronda de sanciones, con el veto a las importaciones de carbón ruso, el pasado 5 de abril. En aquella ocasión los 27 solo necesitaron tres días para formalizar la adopción del acuerdo que se produjo el mismo día en que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, visitaron Ucrania. La prohibición de importar carbón -el 46% de lo que consume la UE procede de Rusia- será efectiva desde agosto y supondrá otro pequeño golpe a las finanzas del Kremlin dado que supone uno 4.000 millones de euros anuales. Esta batería también incluyó el embargo al envío de armas a Rusia, la prohibición de exportaciones de bienes tecnológicos de alto valor añadido como semiconductores así como la prohibición a los barcos rusos de acceder a los puertos europeos.

4ª ronda: sin artículos de lujo 

Ante la falta de Putin de seguir con su ofensiva en Ucrania, los Veintisiete decidieron contraatacar el pasado 15 de marzo con una cuarta ronda que además de prohibir la importación de hierro y acero rusos, y de inversiones en proyectos energéticos, prohibió la exportación de Rusia de una amplia gama de productos de lujo como trufas, caviar, vinos, champán, perfumes, calzado, instrumentos musicales, vehículos de más de 50.000 euros, motocicletas de más de 5.000 así como joyas, piedras preciosas y caballos. La UE también decidió incluir entonces al dueño del Chelsea Fútbol Club Roman Abramovich en la lista de individuos sancionados así como a figuras de los medios de comunicación rusos como Armen Gasparyan, de Sputnik, o Artyom Sheynin, que presenta un programa en el canal estatal Channel One, y el director general de esta cadena Konstantin Ernst a quien Bruselas considera como el "propagandista jefe".

3ª: Coto a la maquinaria de propaganda

La tercera ronda de sanciones, solo cuatro días después del inicio de la guerra, puso el foco en la maquinaria de propaganda y desinformación de Putin y suspendió las actividades de Sputnik y Russia Today en la UE por estar bajo el control permanente, directo o indirecto, de la federación rusa y ser indispensables y esenciales para apoyar la narrativa sobre la agresión militar en Ucrania. También fue la primera vez en que los Veintisiete decidieron excluir a bancos rusos del sistema de comunicación de pagos Swift, la prohibición de transacciones con el Banco Central de Rusia y la prohibición de sobrevolar el espacio aéreo de la UE o acceder a sus aeropuertos a las aerolíneas rusas.

2ª: Golpe a Putin y Lavrov

Noticias relacionadas

El segundo golpe contra Moscú llegó 48 horas después del inicio de la invasión y apuntó directamente al presidente Vladímir Putin y a su ministro de exteriores, Serguéi Lavrov, incluidos en la lista de sancionados, lo mismo que más miembros de la Duma, y el jefe del estado mayor de las fuerzas armadas rusas. Este paquete también incluyó las primeras sanciones en el ámbito de la energía, con restricciones a la exportación de bienes tecnológicos para las refinerías y de piezas para aeronaves en el sector del transporte.

1ª: Primera andanada

Los Veintisiete lanzaron la primera andanada de sanciones contra Rusia veinticuatro horas después de Putin firmara el decreto reconocimiento la independencia de las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk. Ese primer castigo se centró en incluir en la lista de sancionados, con prohibición de entrar en la UE y bienes congelados, a los 351 miembros de la Duma rusa que votaron el reconocimiento, a otros 27 altos cargos, mandos militares y entidades que socavan y amenazan la integridad territorial de Ucrania, restricciones comerciales a las dos regiones y la limitación de la capacidad de Rusia de financiarse en los mercados de capitales europeos.