Derecho internacional

¿Qué es la Convención de Ginebra y qué reglas se han roto en la guerra de Rusia y Ucrania?

La guerra de Ucrania, en directo

El convenio, aceptado por todos los países del mundo, se basa en tres principios: proporcionalidad, distinción y precaución para evitar las bajas civiles

Cuerpos de soldados rusos yacen en una escuela destruida por los bombardeos en la ciudad ucraniana de Kharkiv

Cuerpos de soldados rusos yacen en una escuela destruida por los bombardeos en la ciudad ucraniana de Kharkiv / AFP/Sergey Bobok

Begoña González

Begoña González

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Las reglas de la guerra, o derecho internacional humanitario, como se le conoce formalmente, son un conjunto de normas internacionales que establecen lo que se puede y no se puede hacer durante un conflicto armado. El objetivo principal del derecho internacional humanitario (DIH) es limitar la barbarie en los conflictos armados, salvar vidas y reducir el sufrimiento.

A pesar de haber sido ratificadas por los 196 países del mundo, en la mayoría de guerras no se respetan. Las leyes se basan en tres principios básicos como la distinción, la proporcionalidad y la precaución y de ellas se derivan algunas de estas normas:

Sobre los civiles

La Convención de Ginebra especifica que los civiles deben ser respetados en la guerra. No pueden ser atacados y, sobre todo, deben ser protegidos. Sea cual sea la acción siempre se debe velar por la protección de los civiles y el simple hecho de ponerles en peligro debería hacer abortar cualquier operativo. En este caso, en la guerra de Ucrania, se han contabilizado ya decenas de víctimas civiles que en su mayoría han perdido la vida por los bombardeos y ataques aéreos. La ONU señaló en un informe este fin de semana que un total de <strong>364 civiles han muerto desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania,</strong> entre ellos 25 niños, según informaciones que ha podido contrastar y documentar. Los heridos, según este mismo recuento, son 759, de los cuales 41 son menores. A pesar de estos datos, los Servicios Estatales de Emergencias de Ucrania ya elevaron la cifra de civiles fallecidos a más de 2.000, aunque no existe una verificación independiente de este dato.

Sobre los combatientes

Las reglas para los combatientes son claras. Los combatientes deben distinguirse de los civiles en todas las operaciones militares portando insignias identificables y portando armas abiertamente. De este modo, queda más protegida la figura civil porque se hace más fácil distinguirles. Además, la convención especifica que los combatientes deben respetar las reglas de la guerra.

Sobre la infraestructura civil

La infraestructura civil debe ser protegida. Se trata de escuelas, hospitales, casas de civiles, plantas que suministran agua potable a la población y líneas eléctricas. Básicamente, todo lo que los civiles necesitan para llevar a cabo su vida diaria. La convención especifica que tampoco son un objetivo. Las fuerzas rusas han destruido o dañado más de 1.500 edificios de viviendas, más de 200 escuelas y una treintena de hospitales desde que comenzó la guerra en Ucrania, señaló este lunes la Presidencia ucraniana. En el país más de 900 localidades se han quedado sin agua, electricidad y calefacción, de acuerdo con las autoridades ucranianas.

Sobre los heridos

Los enfermos y heridos deben ser apartados del conflicto independientemente de su condición. Hay que cuidarlos, sean del lado que sean. Las partes en conflicto también deben poder recuperar e identificar a las personas que han muerto y facilitar su regreso de manera digna.

Sobre los prisioneros de guerra y detenidos

La ley establece que los prisioneros de guerra y detenidos deben ser protegidos. Esto incluye actos de violencia, intimidación y malos tratos, así como torturas y vejaciones. También deben ser tratados con dignidad y no ser expuestos a la curiosidad pública, como las imágenes que circulan en las redes sociales. En este caso, ha sido Ucrania quien ha incumplido la Convención de Ginebra tras difundir imágenes de soldados rusos capturados llorando y asegurando que habían sido enviados a morir al país vecino. Asimismo, las informaciones sobre la baja moral del Ejército ruso se han ido multiplicando en los últimos días y el Ejército ucraniano invitó a las madres de soldados rusos capturados a ir a buscarlos a Ucrania.

Sobre las armas

Está prohibido el uso de armas ilegales y el uso ilegal de armas. Sin peros ni condiciones. La ley, por ejemplo, especifica que se debe evitar el uso de armas explosivas pesadas en áreas pobladas, como ciudades, ya que los civiles son quienes terminan pagando el precio. "Hemos visto vídeos de fuerzas rusas llevando a Ucrania armas excepcionalmente letales, que no tienen cabida en los campos de batalla. Esto incluye municiones de racimo y bombas de vacío", señaló la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, en un discurso.

Sobre los trabajadores y organizaciones humanitarias

La ley estipula que se debe permitir que los trabajadores y organizaciones humanitarias operen con seguridad. Su trabajo es llevar ayuda y salvar vidas sobre todo de civiles, que recordemos que en el punto 1 quedaban blindados. Las sanciones y otras medidas restrictivas deben estar diseñadas para permitir que se lleve a cabo la acción humanitaria, como la creación y respeto de los corredores humanitarios. En todas las situaciones, la ayuda de salvamento no debe bloquearse. En este caso, múltiples agencias y personalidades han denunciado los bloqueos a los que están siendo sometidos los cargamentos de ayuda humanitaria por parte del Ejército ruso así como las repetidas violaciones del alto al fuego que deberían haber permitido la evacuación de civiles en los principales corredores humanitarios.

Sobre los emblemas de la Cruz Roja y la Media Luna Roja

Al respecto, la convención establece que son emblemas protectores y que en conflicto, sólo deben utilizarse para señalar el personal e instalaciones médicas, incluidos médicos y vehículos del Ejército o para trabajadores de la Cruz Roja y Media Luna Roja, vehículos, instalaciones y la ayuda humanitaria que traen. En ningún caso deben usarse con otros fines.