Crisis Rusia-Ucrania

Guerra Rusia-Ucrania | Rusia lanza la guerra total en Ucrania

Putin lanza una "operación militar especial" que provoca la condena internacional y Kiev declara que "la invasión ha comenzado"

Se han atacado objetivos estratégicos militares y hay explosiones cerca de la capital de Ucrania y de otras grandes ciudades

Rusia ataca Ucrania. En la foto, un hombre usa una alfombra para cubrir un cuerpo que descansa en el suelo, en la ciudad ucraniana de Chuguiv. / AFP / ARIS MESSINIS / VÍDEO: ATLAS

6
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

El exviceministro del Interior ucraniano Anton Herashchenko ha reportado en su cuenta de Telegram explosiones, que ha atribuido a la defensa antiaérea de Kiev, e incendios en la capital de Ucrania, y ha asegurado que el ataque ruso se ha reanudado durante esta madrugada. La defensa que protege el espacio aéreo de la ciudad ha derribado un aparato ruso, que ha caído sobre un edificio de viviendas, según informa EFE.

La ofensiva de las tropas de Moscú, que, según el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha dejado la muerte de 137 personas y 316 heridos en el bando ucraniano al terminar el primer día de la guerra, continúa con nuevos ataques.

En las cámaras que emiten en directo desde Kiev, como esta de Reuters, se pueden escuchar cada cierto tiempo nuevos sonidos de explosiones.

Mensaje de Putin

De madrugada, aprovechando el despertar de las ciudades y las primeras luces del día. Ha sido el momento elegido por el presidente ruso, Vladímir Putin, para dar la orden de invadir por tierra, mar y aire Ucrania, una «operación militar especial», como la ha definido en un discurso por televisión. Eran las seis de la mañana en Moscú, una hora menos en Kiev. Tras una jornada de intensos enfrentamientos, había combates en el aeródromo militar de Hostomel, situado a apenas 40 kilómetros de Kiev, la capital. Un asesor presidencial ucraniano dijo que el aeródromo ya ha caído en manos de las fuerzas rusas.

«Cualquiera que intente interferir o incluso amenazar a nuestro país, a nuestro pueblo, debe saber que la respuesta de Rusia será inmediata y les acarreará consecuencias que no han experimentado nunca antes en la historia», ha dicho el líder del Kremlin al anunciar el asalto masivo como advertencia a las esperadas condenas de la comunidad internacional, que no han tardado en llegar mientras preparan nuevas sanciones contra Moscú «Estamos listos para cualquier cosa que suceda», ha añadido Putin.

Las tropas rusas entran en Ucrania por Crimea. / REUTERS / GUARDIA DE FRONTERA ESTATAL DE UCRANIA / VÍDEO: EFE

La ofensiva bélica ha arrancado simultáneamente en varios frentes, incluida la capital, Kiev, de 3 millones de habitantes. Las sirenas de alerta de ataque aéreo inminente han precedido a las primeras explosiones, que han obligado a mucha gente a buscar refugio en las estaciones de metro. Miles de coches han colapsado las principales vías de salida de la ciudad. Los países vecinos, como Polonia y Moldavia, se preparan para acoger a un gran número de refugiados. 

«Es un ataque a gran escala desde múltiples direcciones», ha advertido el Gobierno de Kiev mientras se registraban las primeras explosiones. «Es el acto de agresión más flagrante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial», ha añadido. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenski, ha decretado la ley marcial. «Daremos armas a todos aquellos que quieran defender su país. Defenderemos Ucrania desde las plazas de nuestras ciudades», ha anunciado el mandatario, que por la noche firmó el decreto de movilización general de la población.

El Ejército ruso ataca el aeropuerto ucraniano de Ivano-Frankivsk. / VÍDEO: EFE

Combates en Chernóbil

El bombardeo ruso ha alcanzado también Kharkiv, la segunda ciudad del país, así como Mariupol, Dnipro y Odesa, entre otras localidades. De este a oeste y de norte a sur del país se han registrado explosiones hasta en 10 regiones del país. Las primeras informaciones cifraron en 40 soldados muertos y decenas los civiles, según Kiev, que aseguró además que sus fuerzas habían abatido a medio centenar de soldados rusos, derribado dos helicópteros y siete aviones de combate, informaciones que no pudieron ser verificadas. Según informa Europa Press, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha confirmado la muerte de 137 personas y 316 heridos en el bando ucraniano al terminar el primer día desde la invasión rusa. Así lo ha trasladado el mandatario ucraniano en un discurso publicado en su canal de Telegram, donde además ha detallado que diez de las bajas son oficiales del Ejército ucraniano, según recoge la agencia rusa Sputnik. Por otra parte, Zelenski ha aprobado una orden de movilización militar válida por 90 días con la que se dispone el reclutamiento de reservistas para luchar contra las tropas rusas. Asimismo, se ha aprobado la ley marcial por virtud de la cual los ucranianos varones de entre 18 y 60 años no podrán salir del país, según apunta la agencia UNIAN.

A medida que avanzaba la jornada, las autoridades ucranianas denunciaron la entrada de tropas terrestres y blindados rusos desde Bielorrusia por el punto fronterizo con Vilcha en un intento por hacerse con el control de la antigua central nuclear Chernóbil, situada a tan solo 130 kilómetros de la capital ucraniana, según denunció Zelensky. Los soldados rusos lograron hacerse con las instalaciones. Los combates pusieron en riesgo el reactor nuclear que descansa revestido con cemento desde 1986. Más preocupante fue el desembarco a bordo de 20 helicópteros de soldados rusos en el aeropuerto de la ciudad de Hostomel, a tan solo 35 kilómetros de Kiev, que también cayó en manos del Ejército de Rusia.

En los últimos meses el Kremlin ha ido desplegando equipamiento militar y tropas, hasta 190.000 efectivos según los cálculos de Estados Unidos, en las fronteras de Ucrania, incluyendo cerca de 30.000 en Bielorrusia.

Acusaciones de Putin

El Ministerio de Defensa ruso ha asegurado que el objetivo del ataque no son las ciudades sino infraestructuras militares, como cuarteles o arsenales, así como aeródromos, para desactivar a las fuerzas aéreas ucranianas, con el uso de «armas de alta precisión». «Nada amenaza a la población civil», ha dicho Moscú. El primer parte de guerra de Rusia cifró en 70 las instalaciones militares de Ucrania destruidas, entre ellas una decena de aeródromos y una base naval. 

En su discurso antes del asalto masivo, Putin reiteró sus acusaciones habituales contra el Gobierno de Kiev, al que acusa de «persecución y genocidio» de la población rusoparlante de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk cuya independencia reconoció el lunes. El líder del Kremlin dijo el «objetivo» de la acción militar es la «desmilitarización y desnazificación» de Ucrania. Putin, que afirma que el Gobierno ucraniano está en manos de la extrema derecha, prometió «llevar ante la justicia a los que han cometido múltiples crímenes sangrientos contra civiles, incluyendo ciudadanos de la Federación Rusa».

El Gobierno de Estados Unidos, por su lado, dijo ayer que el ataque ruso es el inicio de «una invasión a gran escala» que «tiene todo el potencial para ser muy sangrienta y costosa y tener un gran impacto en la seguridad de Europa, posiblemente por mucho tiempo», informa desde Nueva York Idoya Noain.

Noticias relacionadas

En una sesión informativa con los medios, un alto cargo del Departamento de Defensa remarcó que Rusia aún no está usando «por el momento» la mayoría sus efectivos militares que ha ido desplegando junto a Ucrania». También aseguró que los ataques registrados en las primeras horas son «las fases iniciales» de la invasión. 

La misma fuente señaló que la operación militar está «claramente diseñada para tomar centros de la población». En referencia a Kiev la fuente del Pentágono afirmó que Rusia tiene «toda la intención de básicamente decapitar al Gobierno (de Ucrania) e instalar su propio método de gobierno».