Crisis sanitaria global

Von der Leyen apoya la estrategia contra los no vacunados de Macron

  • La presidenta de la Comisión Europea defiende endurecer las medidas contra los que no quieren vacunarse

  • El mandatario francés se reafirma en sus declaraciones sobre "fastidiar" a los reacios a inmunizarse

El presidente francés, Emmanuel Macron, camina junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, este viernes en el Elíseo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, camina junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, este viernes en el Elíseo. / MICHEL EULER / REUTERS

2
Se lee en minutos
El Periódico

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha mostrado su apoyo a la estrategia del presidente francés, Emmanuele Macron, de tensar la cuerda al máximo con aquellos reacios a vacunarse. El pasaporte covid "es un instrumento para proteger a los vacunados. Un gobierno debe proteger desde la igualdad y el pasaporte es una forma de protección”, ha dicho Von der Leyen durante la conferencia de prensa que ha ofrecido junto al mandatario francés en el Elíseo. "La discusión sobre la responsabilidad y la libertad es muy importante en nuestra sociedad durante una pandemia", ha añadido. Francia ha asumido desde el 1 de enero la presidencia rotatoria de la Unión Europea, a solo cuatro meses de las elecciones presidenciales.

Las declaraciones de la presidenta de la Comisión Europea se suceden tras la tormenta política surgida en Francia después de que Macron dijera en una entrevista al diario "Le Parisien" que tenía ganas de "fastidiar" o "joder" hasta el final a los no vacunados, según se traduzca el verbo "emmerder". Palabras que hoy ha asumido "totalmente" pese a las críticas recibidas en estos últimos días.

Macron ha explicado que quería que "sonasen las alarmas" y ha subrayado que todo ciudadano tiene derechos y, "sobre todo", deberes. "El concepto de libertad", ha señalado, "termina donde está la libertad del otro, donde la vida del otro puede estar en peligro". El término "familiar" utilizado por Macron en la entrevista ha impactado especialmente en un momento en el que en Francia ha surgido precisamente un debate en torno a la necesidad de imponer o no el certificado de vacunación como herramienta clave de movilidad.

El mandatario ha recordado junta a Von der Leyen que Francia no es el único país que apuesta por restringir las libertades de quienes no quieran vacunarse contra el coronavirus. "Algunos (gobiernos) hacen la vacunación obligatoria a partir de una determinada edad, pero la mayoría imponen restricciones a la vida social y dicen: 'si no estás vacunado, no puedes acceder a este lugar'", ha explicado Macron en la rueda de prensa.

Principales rivales

Para los observadores, con esta polémica, el presidente francés intenta aglutinar detrás de él a los partidarios de la vacunación e imponer el tema de la pandemia en la campaña para las presidenciales previstas para el próximo mes de abril. Según un sondeo reciente, un 47% de franceses aprueban estas declaraciones.

Noticias relacionadas

Entre quienes han criticado las declaraciones están las principales rivales del presidente en las próximas elecciones. La líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen, afeó a Macron su "vulgaridad", mientras que la candidata de Los Republicanos, Valérie Pécresse, señaló en declaraciones a CNews que "los insultos nunca son una buena solución".

La gestión de la pandemia es clave cara a los comicios que, según los sondeos, ganaría Macron, aunque sin lograr los votos suficientes para renovar su mandato en primera vuelta, lo que le obligaría a batirse en la segunda con la candidata de extrema derecha, Marien Le Pen, o con la líder de Los Republicanos, de derecha, Valérie Pécresse. Así lo indica hasta ahora la encuesta de BVA para RTL y Orange que confirma además la imagen de las últimas semanas, con Macron en cabeza en la primera vuelta con un 25% de intención de voto, seguido de Le Pen (17%) y Pécresse (16%). En cuarto lugar aparece el ultra Éric Zemmour, con el 12%.