Declaraciones polémicas

Macron desata una tormenta política al afirmar que quiere "fastidiar" a los no vacunados

  • La oposición en bloque se indigna con la expresión coloquial del presidente francés

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante la presentación de sus prioridades para la presidencia semestral de la UE.

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante la presentación de sus prioridades para la presidencia semestral de la UE. / LUDOVIC MARIN / POOL (EFE)

2
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha provocado una tormenta política en su país tras asegurar en una entrevista que está dispuesto a "fastidiar hasta el final" a los no vacunados. El resultado inmediato fue el nuevo aplazamiento (el segundo) en la Asamblea Nacional del debate sobre el proyecto de ley que contempla la introducción de un pasaporte de vacunación en Francia que impedirá aquellas personas que no se hayan inyectado el suero acceder a restaurantes y lugares de ocio. Pero la lectura va más allá, pues las declaraciones tienen lugar a tres meses de las elecciones presidenciales en un momento en que las encuestas ponen en duda su reelección.

"A los no vacunados, tengo muchas ganas de fastidiarles. Y eso es lo que continuaremos haciendo, hasta el final. Esta es la estrategia", afirmó Macron en una entrevista concedida al diario 'Le Parisien' publicada este martes.

El mandatario liberal utilizó el verbo en francés 'emmerder', un término coloquial que ha causado sorpresa en boca de un jefe de Estado y que se puede traducir como "joder", "molestar", "fastidiar" o "complicar la vida".

Las declaraciones han provocado indignación en todo el espectro político, desde la izquierda radical hasta la extrema derecha, y han contribuido a alimentar su imagen de líder arrogante. "No corresponde al presidente de la República escoger entre buenos y malos franceses", aseguró la candidata de Los Republicanos, Valérie Pécresse, a quien algunas encuestas dan como virtual ganadora de los comicios de abril. Y los ultras Marine Le Pen y Éric Zemmour denunciaron la "violencia" de la propuesta del mandatario y su intento de influir en la campaña.

En la izquierda, la aspirante socialista y alcaldesa de París, Anne Hidalgo, así como el comunista Fabien Roussel, cuestionaron la capacidad de Macron para "unir" a los franceses. Y el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, calificó de "alucinante" las palabras del jefe del Elíseo.

En precampaña electoral

El texto del nuevo pasaporte covid está previsto que se apruebe sin problema por los diputados macronistas, mayoría en la cámara, conservadores y otros grupos de la izquierda, pero la tensión de los últimos días, azuzada por la cercanía de la contienda electoral, ha frenado el calendario inicial previsto por el Gobierno, que quería aplicar el pasaporte a partir del 15 de enero.

Noticias relacionadas

El país superó este miércoles un nuevo récord con 332.252 positivos confirmados en un día, y una tasa de incidencia acumulada en siete días que se disparó a 1.850 casos por cada 100.000 habitantes.

Cuando hay unos 5 millones de adultos no vacunados en el país, se constató también un incremento de las hospitalizaciones, que superan ya las 20.000, la cifra más alta desde el pasado mes de mayo.