Este sábado en Palermo

Empieza el juicio contra Salvini por bloquear el desembarco del Open Arms

  • El exministro del Interior está acusado de "secuestro de personas" por impedir el desembarco de inmigrantes en territorio italiano

  • El Ayuntamiento de Barcelona considera que "es un día histórico" y Òscar Camps, fundador de la oenegé, lo ve como un "éxito"

Arranca el juicio contra Salvini por impedir el desembarco de migrantes del Open Arms en el 2019. / REUTERS / ANTONIO PARRINELLO / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

Italia ha asistido este sábado al arranque del juicio contra el exministro del Interior, Matteo Salvini, en la llamada "aula bunker" de la cárcel Pagliarelli de Palermo. El líder de la ultraderechista Liga es procesado por impedir durante una veintena de días en el verano de 2019 el desembarco de 147 personas inmigrantes rescatadas en el mar por la oenegé española Open Arms. La fiscalía de Palermo ha confirmado la acusación de "secuestro de personas" contra Salvini, tras una audiencia que ha tenido como principal novedad la admisión por parte del juez de todos los testigos presentados por las partes. Entre ellos la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el exprimer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el actor estadounidense Richard Gere. En el momento de los hechos, la estrella de Hollywood se encontraba a bordo del barco como voluntario. Como acusación particular se ha presentado el Ayuntamiento de Barcelona, de cuyo puerto partió el Open Arms. "Hoy es un día histórico". ha afirmado el concejal de Derechos de Ciudadanía y Participación del consistorio barcelonés, Marc Serra.

La vista, la primera de este juicio, ha estado rodeada de gran expectación mediática. A los inmigrantes “se les infligió un sufrimiento innecesario”, ha dicho Oscar Camps, fundador de la oenegé Proactiva Open Arms, cuya organización se ha constituido en parte civil en el proceso. "Estamos satisfechos. Es el primer paso de muchos. Se han admitido las pruebas y los testimonios", ha añadido. 

Es un “juicio político organizado por la izquierda”, ha afirmado, por su parte, Salvini, que ha acusado a las oenegés de moverse por “intereses económicos” y no humanitarios. "Para este proceso vendrá desde Hollywood Richard Gere, imaginaos que proceso es este que viene a hablar de lo malo que soy Richard Gere”, ha afirmado el exministro que ha insistido en que con su actuación defendió las "fronteras y el honor" de Italia. El dirigente de la extrema derecha podría ser condenado a penas que suman 15 años.

Coordinación de salvamento

Este juicio también es la enésima prueba de fuego para el Derecho Internacional. Brindar auxilio a quienes se encuentren en peligro de muerte en el mar es una obligación consagrada por las leyes internacionales, en particular la Convención Convemar de 1982, el Convenio Solas de 1974 y el Convenio Sar de 1979 (ratificado por Italia en 1989). Este último establece que, cuando un centro de coordinación de salvamento de un Estado recibe la notificación de una emergencia en el mar, como es este caso, dicho Estado debe asumir la responsabilidad de iniciar las operaciones de rescate, prestar los primeros auxilios y trasladar los náufragos a un lugar seguro.

Sin embargo, el terreno en el que se mueve el juicio es también muy delicado, por la crítica que supone a las políticas migratorias que Italia ha adoptado en los últimos años, y la incapacidad de la Unión Europea por dar una respuesta común que satisfaga a los países del sur europeo, en primera línea en los rescates marítimos de migrantes.

Noticias relacionadas

De hecho, pese a que Salvini ha hecho de la retórica antiinmigración una de sus banderas políticas, él no es el único bajo cuyo mandato se ha retrasado un desembarco de migrantes en suelo italiano. La propia Luciana Lamorgese, actual titular de Interior y sucesora de Salvini, también actuó de esta manera en octubre de 2019, cuando no asignó un puerto al navío Ocean Viking, de las oenegés Médicos Sin Fronteras y Sos Méditerranée, durante vatios días. En el barco había decenas de menores.

De ahí también la posibilidad de que el actual juicio, cuya siguiente audiencia será el 17 de diciembre, quede en papel mojado. Ya sucedió con el anterior procedimiento que Salvini enfrentó por bloquear otro desembarco, el de la nave militar Gregoretti en julio de 2019, en el que también el político estaba acusado de “secuestro de personas”, y que finalmente fue desestimado en mayo pasado por el tribunal de Catania, otra ciudad siciliana.