Secuelas de la violencia armada

Perú incinera el cadáver del líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán

  • La orden judicial es terminante: la incineración debe realizarse de inmediato

  • El lugar donde se esparcirán las cenizas del ex senderista es secreto de Estado

El exlíder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, en imagen de archivo.

El exlíder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, en imagen de archivo. / EL COMERCIO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

Después de laberínticos trámites, la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa del Callao, en la periferia limeña, ordenó la pasada madrugada la inmediata cremación del cadáver de Abimael Guzmán, el líder del grupo terrorista Sendero Luminoso. La orden la ejecutó horas después el Ministerio del Interior. Guzmán murió el pasado 11 de septiembre, a los 87 años, en una cárcel de máxima seguridad, donde purgaba su cadena perpetua. Desde entonces, el Gobierno y el Estado peruanos debatieron qué hacer con su cuerpo. El Congreso se vio obligado a aprobar a las corridas una ley que abriera el camino para incinerar al occiso. A partir de la vigencia de esa norma, la Fiscalía ha sido taxativa en su dictamen: la incineración debía realizarse en un plazo de 24 horas.

"Como lo indica la ley, la cremación del cuerpo se realizó en presencia de un representante del Ministerio Público y cumpliendo con todos los protocolos establecidos en la norma", señaló el Ministerio del Interior en un comunicado.

Las situaciones que se han generado alrededor del destino final de los restos del hombre que se hacía llamar Presidente Gonzalo y la cuarta espada del marxismo, ha tenido algo de comedia macabra. En principio, y según informó la prensa peruana, el crematorio que había sido elegido para dar cumplimiento a la orden judicial, se negó a recibir los despojos. De inmediato, corrieron versiones sobre la reticencia de otras casas funerarias. El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Aníbal Torres, se vio obligado a asegurar que no habrá inconvenientes para llevar a cabo el trámite. "No tenemos ningún problema. Hay muchos otros crematorios", dijo.

Secreto absoluto

Torres dijo que el lugar donde se llevará a cabo la incineración "es reservado" para no generar mayores problemas políticos de los ya creados. "No puedo decir dónde se hará”, señaló, por su parte, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos. También se ha convertido en un secreto de Estado el lugar donde serán esparcidas las cenizas. La viuda de Guzmán y ex dirigente senderista, Elena Iparraguirre, había pedido sin éxito quedarse con ellas. Nadie quiere que exista un espacio que pudiera convertirse en sitio de peregrinación de trasnochados simpatizantes del ex profesor de filosofía que se miró en el espejo de Mao Tse Tung y provocó un verdadero desastre humanitario en su lucha por el poder. Sendero Luminoso todavía sigue siendo una herida abierta en ese país. Los más de diez años de actividad terrorista han provocado una perturbación colectiva que no cesa por completo.  La Comisión de la Verdad y la Reconciliación ha computado que durante esa década atroz perdieron la vida casi 70.000 personas. El Estado ha sido corresponsable de esa ola de violencia.

El sábado de su deceso, y pocas horas antes de que se cumplieran 29 años de su captura, una junta médica debía presentarse en la Base Militar Naval para evaluar el estado de salud de Guzmán. De acuerdo con el periodista César Hildbrant, en la víspera de su fallecimiento, Guzmán Reinoso se pasó la tarde leyendo en voz alta el poema "Ha llegado la hora de volver", escrito por Yparraguirre, quien también cumple cadena perpetua en la cárcel Virgen de Fátima, en otra zona de la provincia de Lima.

Controversias

El cadáver de Guzmán reavivó la polémica entre el Gobierno y la oposición de derechas que no cesa en señalar secretas conexiones de algunos de los ministros del presidente Pedro Castillo con ex senderistas.

Noticias relacionadas

Keiko Fujimori, quien fue derrotada en la segunda vuelta por Castillo, lo acusó de "lavarse las manos" en relación a las medidas que debían tomarse para incinerar el cuerpo. "Creo que la simpatía por Abimael quedó más que nunca al descubierto. Denúncienme por decir la verdad".

El oficialista Perú Libre cruzó de inmediato a la hija del autócrata bajo cuyo primer mandato se encarceló a Guzmán. "Rechazamos sin temor alguno las calumnias de la señora Fujimori, quien utiliza el dolor del pueblo para su venganza política mediática. Estamos seguros de que ni el Gobierno, ni la Bancada de congresistas se lavan las manos ante el terror".

Temas

Perú