Consejo Europeo

Los Veintisiete chocan en el reparto de la carga en la transición verde

  • El debate preliminar entre los líderes europeos augura una negociación complicada a partir de julio

  • La Comisión Europea presentará el 14 de julio sus planes para repartir el esfuerzo de reducir un 55% las emisiones de C02 para 2030

Un investigador mide las emisiones de CO2.

Un investigador mide las emisiones de CO2. / CHENEY ORR / REUTERS

1
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

En diciembre pasado los 27 Jefes de Estado y de Gobierno de la UE se comprometieron a reducir un 55% las emisiones de CO2 para el año 2030, previo paso a lograr la neutralidad de carbono en 2050. Hacer realidad este objetivo requerirá una profunda revisión del esfuerzo y objetivos de cada Estado miembro, la inclusión de nuevos sectores en el sistema de comercio de emisiones, y un nuevo reparto de la carga. Un cambio de modelo que los Veintisiete afrontan divididos, tal y como ha quedado de nuevo patente en la cumbre extraordinaria celebrada este lunes y martes en Bruselas.

“Es un debate complejo” pero “queremos alcanzar un ambicioso objetivo sobre neutralidad climática al tiempo que tenemos en cuenta las diferentes situaciones en los Estados miembros”, ha explicado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, sobre el coste de la descarbonización. Las resistencias de algunos países, particularmente del Este, con Polonia a la cabeza, han obligado a suavizar el tono de la declaración final que en aras del consenso ha eliminado cualquier referencia al reparto de la carga.

Análisis exhaustivo

Noticias relacionadas

En todo caso, el pistoletazo de salida a esta negociación tendrá lugar el 14 de julio cuando la Comisión Europea presente la docena de propuestas legislativas que integrarán el paquete 'Fitfor55'. Los países del Este insisten en mantener el sistema actual y repartir los objetivos en función del producto interior bruto per cápita. Otros países defienden la inclusión de otros elementos adicionales como el coste-eficacia. Los 27 esperarán a disponer de un análisis exhaustivo sobre el impacto económico, social y medioambiental de las propuestas por sectores y países antes de pronunciarse.

“He escuchado atentamente las opiniones de los Estados miembros sobre cómo hacerlo de forma eficaz y justa. Algunas de estas medidas pueden tener impacto social así que es importante que pensemos en modelos que puedan apoyar los Estados miembros para garantizar una compensación social adecuada”, ha apuntado Ursula von der Leyen. Sus propuestas, ha dicho, combinarán el sistema actual, que establece un precio por las emisiones de carbono, y objetivos y estándares más estrictos para automóviles o energías renovables.