Militarización de las RRII

El Centre Delàs denuncia que España incrementa un 10% el gasto militar en plena pandemia

  • El gasto militar mundial se disparó un 2,6% durante el 2020 por quinto año consecutivo hasta superar los 1.650 millones de euros

Uno de los eurofighter de las fuerzas armadas españolas. 

Uno de los eurofighter de las fuerzas armadas españolas.  / DAVE CAULKIN / AP

3
Se lee en minutos
EFE

El Centre Delàs d’Estudis per la Pau ha denunciado este lunes que los Presupuestos Generales del Estado del 2021 incrementan un 10% la partida de España destinada al gasto militar y ha lamentado que, a pesar de la pandemia, los recursos no se hayan reorientado para cubrir necesidades sociales y sanitarias.

En una rueda de prensa para analizar el informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) sobre gasto militar mundial, que revela que éste creció un 2,6% en 2020, hasta 1,98 billones de dólares (1.650 millones de euros), el coordinador del Centre Delàs y vicepresidente del International Peace Bureu (IPB), Jordi Calvo, ha advertido que ni la crisis provocada por la pandemia de coronavirus ha frenado "la militarización extrema de las relaciones internacionales".

"Se ha elegido el camino de hacer frente a cualquier crisis que pueda ocurrir mediante el aumento de las capacidades militares", ha subrayado Calvo, que ha indicado que esta tendencia "forma parte del proceso securitizador en el que cualquier amenaza, situación de vulnerabilidad o riesgo debe enfrentarse con medios o lógicas militares".

Calvo se ha mostrado "sorprendido" por el hecho de que en el primer año de pandemia el gasto militar haya vuelto a subir por quinto año consecutivo y alcance de nuevo la cifra más alta desde la Guerra Fría.

España sigue invirtiendo en armas

En el caso de España, los nuevos datos publicados por SIPRI sitúan de nuevo en España en la 17ª posición del ranking de países con mayor gasto militar en 2020, con una cifra de 14.464 millones de euros, registrando una ligera disminución respecto al año anterior.

Sin embargo, según los cálculos del Centre Delàs, la cifra es superior y alcanza los 19.762 millones de euros, mientras que en 2019 fue de 19.823 millones.

Los datos del Centre Delàs tienen en cuenta, a parte del presupuesto consolidado del Ministerio de Defensa, el resto de gastos militares repartidos en otros ministerios que no se incluyen en los créditos de Defensa, así como los intereses de la deuda pública relacionados.

Asimismo, según la entidad, para este 2021, el gasto previsto en los PGE es de 21.623 millones de euros, cerca de un 10% más que el año anterior, y se prevé un aumento del 44% en las partidas destinadas a I+D militar.

"Es un aumento que difícilmente se da en los gastos militares de otros países del entorno. Los presupuestos expansivos de 2021 del Gobierno lo han sido en el gasto social, como se ha anunciado, pero también lo han sido en gasto militar", ha lamentado Calvo, que ha destacado que la I+D militar prevista para 2021, unos 861 millones de euros, triplica la presupuestada en materia sanitaria, unos 287 millones.

Reorientación social del gasto

En su reclamación en favor de la reducción del gasto militar y la reorientación de los recursos para hacer frente a la crisis sanitaria y económica, Calvo ha enfatizado que los 514 millones de euros previstos para adquirir helicópteros de guerra equivalen al presupuesto anual del Hospital Clínic.

También que los 488 millones destinados a comprar cazas Eurofighter podrían cubrir el alquiler anual de 93.000 familias o que los 300 millones para el submarino S-80 podrían usarse para sufragar el Ingreso Mínimo Vital de 54.000 personas durante todo un año.

Noticias relacionadas

En el acto también ha partido una representante de la Marea Blanca de Catalunya, que ha reclamado que los impuestos de la ciudadanía se dediquen a necesidades sociales y no militares, y el expresidente de la Coordinadora Española de ONG para el Desarrollo Andrés Amayuelas, que ha señalado que en 2020 España redujo el gasto en ayuda a la cooperación.

En su intervención, Amayuelas también ha advertido de la posibilidad de que los fondos europeos de recuperación puedan destinarse a cuestiones militares: "Cuando se hacen estas partidas con conceptos tan amplios en los que cabe todo tenemos que ir a la letra pequeña para ver qué parte se va a destinar a cosas que poco tienen que ver con modernización y digitalización, sino que van a este I+D militar que nos van a querer colar las empresas".

Temas

Armas