Una visita histórica

El Pontífice se reúne con el padre del niño ahogado, símbolo del drama de los refugiados

El Papa ha recibido una fotografía del fallecido de las manos de su progenitor durante su visita a Erbil, en Irak

El Papa se reúne con Abdullah Kurdi, padre de Aylan Kurdi, el niño de tres años ahogado en la costa turca y símbolo del drama de los refugiados. 

El Papa se reúne con Abdullah Kurdi, padre de Aylan Kurdi, el niño de tres años ahogado en la costa turca y símbolo del drama de los refugiados.  / DPA via Europa Press

Se lee en minutos

EFE

El papa Francisco se ha reunido el domingo en Erbil, la capital del Kurdistan iraquí, al padre de Alan Kurdi, el niño sirio-kurdo de tres años que murió ahogado cuando intentaba llegar en un bote a Turquía en 2015 escapando de la guerra.

El papa ha tenido una cita con Abdullak Kurdu, padre del pequeño que al aparecer tendido ahogado en una playa turca se convirtió en el símbolo del drama de los refugiados, tras la misa que celebró en Erbil en el estadio Franso Hiriri durante su visita a Irak. El papa se entretuvo un buen rato con él y pudo escuchar las palabras de dolor de este padre que perdió además de Alan a su otro hijo de cinco años y a su esposa, informó el Vaticano.

Francisco se ha mostrado partícipe de su sufrimiento, y Kurdi, que vive actualmente en Erbil, se mostró muy agradecido por las palabras del papa "y su cercanía también a todos los migrantes que buscan comprensión, paz y seguridad dejando su país arriesgando la vida".

El niño sirio inmigrante Aylan Kurdi, ahogado frente a la costa turca en el 2015 y convertido en símbolo del drama migratorio.

/ NILUFER DEMIR

Una foto trágica

Te puede interesar

El padre de Alan Kurdi regaló al Pontífice un cuadro con la trágica foto del niño ahogado en las costas del mar Egeo. La familia Kurdi procede de Kobani, en el norte de Siria, y estaba escapando de esa ciudad, sitiada durante meses por el grupo yihadista Estado Islámico, en un intento de llegar a Europa para después emigrar a Canadá.

Alan, su hermano y su madre se encontraban entre los doce sirios que murieron ahogados después de partir de la ciudad turística turca de Bodrum.