Vacunas para 'vips'

Polémica en Argentina por la vacunación de la élite del país

  • Políticos, sindicalistas y empresarios cercanos al poder emplearon sus influencias para saltarse el protocolo y acceder de forma privilegiada a las dosis

  • El presidente Alberto Fernández califica los hechos, que le han constado al puesto al ministro de Salud, de "reprochables"

Fernández tomó juramento de su cargo a Vizzotti este sábado.

Fernández tomó juramento de su cargo a Vizzotti este sábado. / EFE

Se lee en minutos

Efe

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, criticó este domingo que se haya montado un "escenario mediático de escarnio público" después de que el pasado viernes se conociera que varias figuras cercanas al poder tuvieron un acceso privilegiado a la vacunación contra la covid-19, lo que costó a Ginés González García su cargo de ministro de Salud.

En la red social Twitter, el presidente reconoció que "es público y notorio" que ha tenido que tomar una decisión ante un "hecho reprochable", en referencia a su petición de renuncia al ministro.

"Lo sucedido en el Ministerio de Salud fue un hecho que aunque excepcional no puede avalarse", afirmó. Ello es así aun cuando los vacunados estaban en condiciones objetivas (por la edad o las condiciones físicas) de recibirlas", agregó.

El escándalo estalló el viernes, cuando el periodista Horacio Vertvisky, de 79 años, dijo en una radio que se vacunó en la sede del Ministerio de Salud, y no en un hospital, gracias a su amistad con González García.

Tras conocerse este caso, a través de la prensa trascendieron otros más, entre ellos de políticos, sindicalistas y empresarios que fueron vacunados sin respetar el protocolo que se sigue para la población en general.

Esto se da en un contexto en el que el país está vacunando a la población a una velocidad menor a la prevista inicialmente, ya que hasta el momento se recibieron menos dosis que las que se acordó para enero y febrero según el contrato de compra de la Sputnik-V firmado con Rusia.

Fue el jueves pasado cuando la provincia de Buenos Aires empezó a vacunar a adultos mayores, con turno que se ha de gestionar por internet, después de mes y medio en el que la vacunación se centró solo en el personal sanitario.

Convencido de que el ritmo de vacunación comienza a acelerarse con la llegada de más viales -hasta ahora llegaron 1,22 millones de dosis de la Sputnik-V, 580.000 de la del Instituto Serum de la India y esta semana llegarán un millón de la desarrollada por Sinopharm en China-, el presidente remarcó que es propósito de su Gobierno hacer que las vacunas adquiridas "lleguen en tiempo y forma cuanto antes para suministrarlas a cada habitante".

Mientras la Justicia ya procesa varias denuncias que pretenden que se aclaren los hechos ocurridos en el Ministerio de Salud, la oposición exige que el Ejecutivo dé explicaciones ante el Parlamento sobre lo sucedido y presente el inventario de las vacunas y el registro de todos las personas vacunadas.

La principal coalición opositora, Juntos por el Cambio, calificó ayer lo sucedido como "una absoluta inmoralidad" y un "escándalo de corrupción" y también reclamó que "los vacunados en forma ilegal rindan cuenta a la Justicia por este delito".

En este sentido, el expresidente Mauricio Macri (2015-2019), que integra ese frente, mostró hoy en Twitter su "repudio" por que el Gobierno, desde el Ministerio de Salud, "haya facilitado la vacunación VIP para amigos y partidarios".

Te puede interesar

"Comparto la indignación de los argentinos frente a aquellos que decidieron ponerse por delante de tantas otras personas de riesgo", indicó el político conservador, quien quiso manifestarse "ante las reiteradas consultas" sobre si se ha vacunado.

"Quiero aclarar que no me di ninguna vacuna contra el coronavirus y tampoco lo voy a hacer hasta que el último de los argentinos de riesgo y de los trabajadores esenciales la haya recibido", sentenció.