Elecciones presidenciales 2022

Barnier prepara el terreno para una posible candidatura al Elíseo

  • “No soy un ‘súper tecnócrata’”, asegura el negociador jefe de la UE para el Brexit, quien no desmiente los rumores sobre su eventual candidatura a las próximas elecciones presidenciales 

  • En torno a las consignas “patriota y europeo”, Michel Barnier presidirá un grupo de trabajo en el seno de Los Republicanos, una propuesta que muchos consideran como la antesala de su propia aventura política 

Michel Barnier.

Michel Barnier. / Emmanuel Dunand / Afp

3
Se lee en minutos
Irene Casado Sánchez
Irene Casado Sánchez

Periodista

ver +

Su nombre se cuela en titulares y tertulias políticas. Sin prisa, pero sin pausa, Michel Barnier regresa a la escena nacional francesa y sus ambiciones podrían catapultarle a la carrera presidencial. Con el lanzamiento de un grupo de trabajo en torno a las consignas “patriota y europeo”, anunciado este mismo martes en una reunión del grupo conservador Los Republicanos (LR), el negociador jefe de la UE para el Brexit alimenta los rumores de su eventual candidatura para las elecciones presidenciales de 2022

“Llevo cuatro años y medio echando de menos Francia. Ahora voy a dedicar toda mi energía a mi país”, adelantó Barnier el pasado mes de diciembre. No será la primera vez, como lo demuestra su largo currículum: exministro de Medio Ambiente, de Asuntos Exteriores, de Asuntos Europeos y de Agricultura y Pesca. A su contribución nacional se suma su trayectoria europea: comisario europeo en dos ocasiones y líder de las negociaciones del divorcio del Reino Unido. A sus 70 años, y con cuatro décadas de actividad política a sus espaldas, Barnier no es ningún novato. “Un juego colectivo, no personal” 

El negociador europeo finiquitará su misión a finales de marzo, entonces estará libre y disponible para servir a su familia política: Los Republicanos, la gran formación de la derecha tradicional francesa. Pero, ¿cuál será su misión? “Ha ocupado todos los cargos electos, excepto el de alcalde y el de presidente de la República. ¿Le tienta la carrera por el Elíseo en 2022?”, le interroga sin rodeos el semanario francés Le Pèlerin. “Por ahora, es el momento de un juego colectivo, no personal. Responder a la situación económica y social debe ser la prioridad. Seguiré intercambiando con los parlamentarios, reuniéndome con los diputados locales, los médicos, los científicos, las asociaciones... Tengo que volver al terreno. Lo que he conseguido en los últimos años será útil para el futuro...”, responde sin dar más detalles sobre sus ambiciones políticas. 

Barnier ni confirma ni desmiente. Mientras tanto, entre sus compañeros de filas los rumores se multiplican. “Es uno de los candidatos creíbles”, confirmó con entusiasmo un diputado de Los Republicanos a France Info. “Está claro que 2022 […] le interesa”, añade uno de sus posibles rivales en las primarias de la derecha, que considera su hipotética candidatura como una venganza contra Emmanuel Macron“que no le apoyó para la presidencia de la Comisión Europea

“No soy un ‘súper tecnócrata’” 

“Sigo siendo un político”, apuntilló Barnier durante el anuncio de su regreso al Hexágono. Un mensaje que podría “haber sorprendido” y “creado ciertas esperanzas”, analiza el propio negociador europeo en Public SénatAnticipándose a las críticas de quienes verán su paso por Bruselas con desconfianza, el político conservador tiene su réplica preparada: “No soy un ‘súper tecnócrata’ […] nunca lo he sido. Soy un hombre político desde hace mucho tiempo […] y como tal conservo mi energía […] que pondré al servicio de mi país que la necesita”. 

Noticias relacionadas

El próximo mes de abril, según adelanta 'France Info', el político francés aprovechará la publicación de su libro sobre las negociaciones del Brexit para promocionar sus propuestas políticas, ligadas a la defensa de Europa y al combate contra los populismos. “Tengo una serie de ideas y propuestas que hacer, sobre todos los temas”, asegura Barnier: “la autoridad del Estado, la descentralización y el crecimiento ecológico”, por citar solo algunos ejemplos. 

A menos de quince meses de la cita con las urnas, los sondeos vaticinan ya un cara a cara entre Macron y la líder de extrema derecha Marine Le Pen. Ante tal tendencia, Barnier y su familia política tienen un importante desafío por delante: reconstruir las filas de la derecha, en ruinas desde la derrota de su último candidato François Fillon, acusado de corrupción y eliminado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2017 con el 20% de los votos, y proponer una candidatura capaz de frenar el avance de la extrema derecha