Contra la censura

La UE condena el cierre de la última cadena de radio independiente húngara

  • Hungría vuelve a estar en el punto de mira por la falta de libertades

  • Klubradio está intentando conseguir otra licencia para poder continuar con sus emisiones

La UE condena el cierre de la última cadena de radio independiente húngara

BERNADETT SZABO // REUTERS

1
Se lee en minutos
AFP

La Comisión Europea denunció este miércoles el cierre de la influyente emisora radial independiente Klubradio, en Hungría, e instó a las autoridades húngaras a permitir la continuidad de sus transmisiones. Desde la Unión Europea se expresó la preocupación por el pluralismo en ese país. "Estamos en contacto con las autoridades húngaras para garantizar que Klubradio pueda continuar funcionando legalmente", dijo un portavoz de la Comisión este miércoles. "No dudaremos en tomar las medidas que sean posibles y necesarias", advirtió, antes de añadir: "Hemos expresado nuestra preocupación con la libertad de prensa y el pluralismo en Hungría en nuestros reportes sobre el estado de derecho. El caso de Klubradio agrava estas preocupaciones".

Noticias relacionadas

De acuerdo con autoridades húngaras, Klubradio perdió su licencia por "infringir la ley" y por esa razón dejará de transmitir el domingo en la noche. En septiembre, el consejo de los medios de comunicación, una institución que tutela a todas las empresas periodísticas de Hungría, se negó a renovar la licencia de la radio, que expira el 14 de febrero. Este organismo argumentó que la emisora había presentado en dos ocasiones varios documentos administrativos con retraso. Klubradio, que existe desde los años 90, apeló en vano ante el tribunal municipal de Budapest para que le otorgara un permiso temporal para seguir emitiendo mientras intentaba obtener otra licencia para mantener la misma frecuencia.

Los medios de comunicación independientes húngaros sufren una gran presión por parte del Gobierno, desde que Orban volvió al poder en 2010. Hungría ocupa el puesto 89º (sobre un total de 180) en la clasificación mundial de libertad de prensa de la oenegé Reporteros Sin Fronteras (RSF). En 2010, antes de que Orban empezara una nueva etapa al frente del Ejecutivo, ocupaba el 23º lugar.