Crisis sanitaria

La lenta llegada de las vacunas a América Latina

Un trabajador sanitario introduce a una paciente enferma de covid-19 al Hospital General de Ciudad Juárez en el estado de Chihuahua (México).  

Un trabajador sanitario introduce a una paciente enferma de covid-19 al Hospital General de Ciudad Juárez en el estado de Chihuahua (México).   / LUIS TORRES (EFE)

Se lee en minutos

América Latina ha superado el millón de muertos y los 18 millones de casos positivos de covid-19. La pandemia no ha hecho más que profundizar la matriz de desigualdad. La economía ha caído un 8% en 2020 y enviado a la pobreza a decenas de millones de personas, mucho más expuestas a contraer el virus, y con menos chances de acceder a un test o una cama en un hospital. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el crecimiento regional de este año será de 4,1%. Pero advirtió de que una de las condiciones necesarias para comenzar a mitigar las heridas sociales es corregir "la profunda inequidad" del acceso a la vacunación. El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha utilizado palabras similares: 42 países, 36 desarrollados y seis países de ingresos medios, ponen en peligro la disponibilidad de inmunización de los países pobres.

Los fracasos de Brasil durante la pandemia parecen equipararse a los de su tamaño territorial: unos 218.000 decesos. Un 54% de los brasileños aceptan hoy la posibilidad de un juicio político contra el presidente Jair Bolsonaro, quien no solo subestimó hasta la mofa el impacto del covid-19: ha impedido el diseño de una campaña de vacunación eficaz. Se ha importado de la India dos millones de dosis de la vacuna diseñada por AstraZeneca y la Universidad Oxford. Existe un acuerdo para recibir 100 millones de dosis, aunque con fecha incierta. A su vez, cuenta con alrededor de diez millones de dosis de la fabricada por la china Sinovac y pronto tendrá activos para elaborar 8,5 millones de dosis más. Esos números no alcanzan para completar la primera fase del plan de vacunación en un país con 212 millones de habitantes.

México acumula 150.000 fallecimientos. Al comienzo de esta semana se habían vacunado 642.105 personas con la vacuna de la estadounidense Pfizer. No se conoce la fecha en la que llegaran los 34 millones de unidades restantes pactadas con esa empresa. Las autoridades esperan recibir en breve 24 millones de dosis de la vacuna rusa, Sputnik V. También 35 millones de la china CanSino, 34,4 millones de la plataforma Covax, de la OMS, y 77,4 millones de AstraZeneca. Una parte de este último lote de vacunas se elaboró en Argentina y debe envasarse en México mismo.

Argentina, segundo en comenzar a vacunar

Argentina ha superado las 47.000 muertes. Ha sido el segundo país de la región en comenzar la vacunación. Antes de que concluya enero, cuatro millones de personas deberían haber recibido la primera dosis de la Sputnik V, y otro millón, la segunda. Para marzo se espera las dosis de AstraZeneca provenientes de México, un millón de dosis acordada con la empresa estatal china Sinopharm y los millones pactados con la plataforma Covax.

En cuanto a Colombia, donde han perdido la vida por covid-19 cerca de 52.000 habitantes, a principios de febrero se contará con 1,7 millones de vacunas Pfizer. Se han cerrado acuerdos para otros 10 millones de dosis con AstraZeneca, cinco millones con Johnson & Johnson y 20 millones resultantes de los convenios con la OMS.  Chile (con unos 18.100 decesos) fue pionero en la vacunación a principios de enero (100.000 dosis de Pfizer). Prevé contar con dos millones de vacunas chinas y un total de 15 millones de unidades de cuatro laboratorios, antes de que termine el primer semestre. La situación de Perú es mucho más desfavorable. Ha pactado con la china Sinopharm el suministro de 38 millones de unidades y 14 millones de dosis de AstraZeneca. No hay fecha concreta de comienzo de la vacunación.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha anunciado que "muy pronto" se recibirán 10 millones de dosis de la Sputnik V. El conflicto político interno dificulta la acción preventiva. El Palacio de Miraflores quiere utilizar parte del oro congelado en un banco inglés para comprar vacunas. La oposición rechaza esa iniciativa. En Venezuela se reportan solo unos 1.200 decesos. Mientras aguarda las vacunas, Maduro ha afirmado contar con un sustituto eficaz: las gotas nasales, el Carvativir, que ha calificado de milagrosas frente a la incredulidad de parte de la población. Cuba, por su parte, apuesta especialmente a sus proyectos autónomos, en particular la vacuna Soberana 2, y se propone aplicar 100 millones de dosis de vacunas a lo largo de 2021.

Los países latinoamericanos más pobres -entre ellos El Salvador, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Paraguay- centran su expectativa en las vacunas que recibirán como parte del programa Covax. A todos los atraviesa la misma pregunta: ¿llegará la segunda ola de la pandemia? ¿Cuánto dolor añadido traerá antes que se inyecten las vacunas?

 

Te puede interesar

 

 

Temas

Coronavirus