Yihadismo radical

"Nos aterrorizamos": el relato de un chico secuestrado por Boko Haram

Umar Ahmad, estudiante de secundaria nigeriano de 18 años, logró escapar de sus captores

La madre de uno de los estudiantes secuestrados hace unos días por Boko Haram.

La madre de uno de los estudiantes secuestrados hace unos días por Boko Haram. / AFP / KOLA SULAIMON

2
Se lee en minutos
AFP

Umar Ahmad, estudiante de secundaria nigeriano de 18 años, camina con dificultad. Sus pies están cortados y llenos de heridas, raspados por espinas durante su aterrador vuelo por los arbustos para escapar de sus captores. Con cierta angustia, regresa a Kankara, un pueblecito adormecido del noroeste de Nigeria, acompañado de su padre para denunciar el intento de rapto ante las autoridades. Umar es uno de los pocos estudiantes que logró escapar durante el ataque a su internado por hombres armados para llevar a cabo un secuestro masivo finalmente reivindicado por el grupo yihadista Boko Haram.

Los datos de las autoridades reflejan que, a día de hoy, 333 estudiantes de secundaria han desaparecido oficialmente desde entonces, pero las cifras siguen sin estar claras porque los residentes de Kankara estiman que más de 500 adolescentes han sido secuestrados.

Umar, alto y larguirucho, rememora la llegada de los atacantes: "Dispararon (...) y nos aterrorizamos, algunos lograron saltar los muros del colegio, otros se escondieron en el internado".

Delincuencia local

Este ataque, presuntamente perpetrado por hombres armados llamados "bandidos" en la región, fue reivindicado este martes por el grupo yihadista Boko Haram, con el que han forjado vínculos económicos o ideológicos. "Nos hicieron creer que estaban allí para salvarnos, muchos los siguieron. Nos reunieron debajo de un árbol y nos dividieron en tres grupos", dijo Umar para añadir: "Nos azotaban con ramas de árboles y nos golpeaban con los lados planos de sus machetes y algunos ya resultaron heridos en este momento".

Luego comenzó una larga caminata, descalzo, a través del monte, hasta la frontera con el vecino estado de Zamfara. Umar logró escapar de la atención de sus captores y se escondió con un amigo en unos arbustos espinosos hasta que reinó el silencio a su alrededor.Se volvían escondiéndose cada vez que escuchaban acercarse motocicletas: "Sabemos que los que van en motocicleta son parte de los grupos de bandidos".

"Rezo para que vuelvan"

Al amanecer conocieron a unos aldeanos que los llevaron a casa, y desde entonces, Umar no ha dejado de pensar en sus compañeros de clase: "Rezo para que vuelvan sanos y salvos".

Estas bandas armadas han aterrorizado a comunidades en el noroeste de Nigeria durante muchos años, cometiendo numerosos secuestros para pedir rescate o robos de ganado. Por lo general, actúan sin ninguna motivación ideológica o religiosa, pero muchos expertos en seguridad y autoridades locales habían informado recientemente sobre enfrentamientos muy preocupantes con grupos yihadistas que están prosperando en la franja del Sahel de África occidental.

Noticias relacionadas

Al atribuirse la responsabilidad del ataque, el grupo Boko Haram ha reavivado el espectro del secuestro de más de 200 niñas en 2014 en Chibok, en el noreste de Nigeria, a varios cientos de kilómetros de distancia.

oko Haram".