La pandemia en Europa

El covid tiene mayor incidencia en Alemania en las zonas con mayor voto a la ultraderecha

El electorado radical se muestra mucho más reticente a las restricciones impuestas por las autoridades

El covid tiene mayor incidencia en Alemania en las zonas con mayor voto a la ultraderecha

EFE/EPA/CHRISTIAN MARQUARDT /

3
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

Las últimas semanas han mostrado una llamativa evolución de las nuevas infecciones por covid-19 en Alemania: análisis de las cifras muestran una tendencia a que aquellas zonas en las que el voto a la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD) fue mayor en las elecciones federales de 2017 sufran una mayor incidencia del virus. Las preguntas que quedan por responder es si hay una relación de causalidad entre los dos fenómenos, si hay otros factores –edad predominante, densidad de población, infraestructura sanitaria, etcétera– que también contribuyen a esa correlación o si se trata de una simple coincidencia.

“Se da la peculiaridad de que algunas regiones con un alto voto a AfD también están especialmente afectadas por el coronavirus. Hay algunas posiciones y comportamientos que podrían explicar esa relación”, explicaba esta semana en un hilo de Twitter Mathias Quent, académico especializado en extrema derecha, y director del Instituto para la Democracia y la Sociedad Civil del la Universidad de Jena.

Aunque Quent insiste en que no se trata de casos aislados, sino que hay una clara y relevante tendencia estadística, también insiste en que no hay una demostración científica ni un estudio sistemático que demuestre una relación de causalidad entre los dos fenómenos. “Las correlaciones no son causalidades. Los altos resultados electorales de AfD y la alta incidencia del virus podrían coexistir sin que una cosa influyera en la otra”, puntualiza.

Movimiento anticorona

A falta de un estudio estadístico sistemático que lo demuestre, queda analizar cuál ha sido la posición de la ultraderecha alemana de AfD desde el inicio de la pandemia:  ha sido, en efecto, el único partido con representación en el Bundestag que se ha acercado al importante movimiento anticorona alemán, uno de los mayores de Europa, que aúna bajo un mismo paraguas al movimiento antivacunas, a militantes de lo esotérico, a pequeños empresarios que ven sus negocios peligrar por las restricciones, y también a neonazis y ultraderechistas. 

Algunos de sus diputados han participado a título individual en las heterogéneas marchas que se vienen organizando en Alemania desde el pasado marzo para protestar contra las restricciones económicas y de libertades individuales que las autoridades han aprobado para frenar la pandemia.

Alternativa para Alemania – que hasta ahora ha sido el único partido que ha celebrado un congreso presencial desde el inicio de la pandemia a pesar de las recomendaciones de reducir al máximo los contactos sociales – coquetea con el negacionismo e incluso ha intentado hacer bandera del rechazo a las restricciones para intentar capitalizar electoralmente el descontento generado. 

En mínimos electorales

Curiosamente, AfD no ha tenido de momento éxito: la semana pasada algunas encuestas le daban un 7% de intención de voto, su nivel más bajo desde que entrara en en el Bundestag en el 2017 con un resultado que sorprendió a muchos: el 12,6%, lo que convirtió al partido en la mayor tercera bancada del parlamento federal.

Noticias relacionadas

Encuestas demuestran que el electorado de la ultraderecha alemana muestra los índices más altos de rechazo (un 56%, según una proyección del Instituto FORSA) a las medidas restrictivas tomadas por el gobierno federal y los estados federados. Pero las proyecciones electorales también apuntan a que la oposición a las medidas también está llevando a la ultraderecha a alemana a mínimos de intención de voto; la mayoría social de Alemania apoya por tanto – y de momento – la estrategia de las autoridades en la lucha contra la pandemia. 

Alemania se encuentra a las puertas de un año electoral: en 2021 celebrará varios comicios regionales y, sobre todo, unas elecciones federales previstas para septiembre que supondrán el fin de la era Merkel. La duración, la intensidad, las consecuencias y la gestión de la pandemia serán claves paras las perspectivas electorales de los partido, incluida la ultraderecha de AfD.