GESTO INÉDITO

EEUU retira los cargos de narcotráfico contra un exministro de Defensa mexicano

El Departamento de Justicia ordena la repatriación a México del general de 72 años Salvador Cienfuegos

La decisión sin precedentes llega después de que Obrador amenazara con interrumpir la cooperación con la DEA

Salvador Cienfuegos, exministro de Defensa de México.

Salvador Cienfuegos, exministro de Defensa de México. / Reuters

Se lee en minutos

Ricardo Mir de Francia

Marcha atrás de la justicia de Estados Unidos. Un mes después de que sus autoridades arrestaran al exministro de Defensa mexicano, el general Salvador Cienfuegos, por presunto lavado de dinero cooperación con el narcotráfico, el Departamento de Justicia ha anunciado la retirada de los cargos que pesaban contra el general para que sea repatriado a México, donde podría quedar inicialmente en libertad. Semejante decisión no tiene precedentes y llega después de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador mostrara su disconformidad por no haber sido informado de la investigación contra Cienfuegos y amenazara con interrumpir su cooperación con la agencia antidrogas estadounidense, conocida como la DEA, responsable del arresto.

Te puede interesar

"Estados Unidos ha concluido que las importantes y sensibles consideraciones en política exterior pesan más que el interés del Gobierno en buscar el procesamiento del general Cienfuegos y, a tenor de las circunstancias, solicita que el caso sea desestimado", han dicho los fiscales federales para justificar la decisión del Departamento que dirige el fiscal general William Barr. El general de 72 años, que sirvió como ministro de Defensa de Enrique Peña Nieto entre el 2012 y el 2018, fue arrestado el pasado 15 de octubre en el aeropuerto internacional de Los Ángeles por sus vínculos con H-2, una célula del cartel de los hermanos Beltrán Leyva

Apodado con el sobrenombre de 'El Padrino', Cienfuegos estaba acusado de recibir sobornos del narco, al que habría ayudado a exportar sus cargamentos de droga, a expandir su territorio o a iniciar operaciones contra cárteles rivales. La decisión de Justicia ha generado perplejidad en la DEA y entre los observadores mexicanos, que temen que el general nunca sea juzgado tras su regreso a México. "En mis 31 años en la DEA nunca ha visto nada tan absurdo e inusual", le ha dicho al 'Wall Street Journal' Mike Vigil, su exdirector de operaciones en el extranjero.