02 dic 2020

Ir a contenido

batalla contra el covid

Francia prepara nuevas restricciones para hacer frente a la segunda ola

"Es de esperar que se tomen decisiones difíciles", advierte el ministro del Interior francés

Dos hipótesis circulan con fuerza: un nuevo toque de queda más estricto y masivo, o un reconfinamiento "adaptado" en las regiones más afectadas por la epidemia

Irene Casado Sánchez

Emmanuel Macron, presidente de Francia.

Emmanuel Macron, presidente de Francia. / EFE

Con más de 26.700 nuevos contagios, 186 nuevos pacientes en cuidados intensivos y 258 fallecidos en las últimas 24 horas, Francia se prepara para decretar nuevas restricciones capaces de frenar la segunda ola de coronavirus. "Es de esperar que se tomen decisiones difíciles", advirtió el ministro del Interior, Gérald Darmanin, la mañana de este martes, sin dar más detalles. Mientras tanto, las reuniones gubernamentales se suceden para preparar la nueva estrategia contra la epidemia.

Las cifras no dejan lugar a dudas: la segunda ola de covid-19 es tan violenta como la primera y la tensión hospitalaria es ya una realidad. "Nos encontramos en una situación difícil, crítica […] Predijimos que habría una segunda ola, pero nosotros mismos estamos sorprendidos por la brutalidad de lo que ha sucedido en los últimos 10 días", reconoció el presidente del Consejo Científico, François Delfraissy, este mismo lunes, estimando que la circulación real del virus, incluyendo los casos asintomáticos, ascendería a "100.000 contagios diarios".

Todas las opciones están sobre la mesa

En este contexto, la mañana de este martes, Macron convocó un Consejo de Defensa destinado a analizar la situación y realizar un balance del impacto y eficacia del toque de queda, medida que afecta a 54 departamentos y a más de 46 millones de ciudadanos. Su primer ministro, Jean Castex, se reunirá con los líderes de la oposición y con sus socios sociales, sembrando el terreno y apaciguando eventuales tensiones políticas y sociales, antes de anunciar nuevas normativas. Será este miércoles, tras un segundo Consejo de Defensa consagrado a la crisis sanitaria, cuando el Ejecutivo anuncie el refuerzo de las restricciones.

Adelantándose a sus detractores, el ministro del Interior defendió la labor de sus compañeros de filas, "la crítica es fácil y el arte de gobernar difícil". "Hay teorías de conspiración que dicen que el Gobierno está restringiendo deliberadamente las libertades con el pretexto del coronavirus, como si el virus no fuera grave", señaló en una entrevista concedida a la radio France Inter.

Si bien aún se desconocen los detalles de las nuevas normas y limitaciones, dos hipótesis circulan con fuerza: un nuevo toque de queda masivo, acompañado de un horario más restringido, o un nuevo confinamiento adaptado en función del impacto de la epidemia en cada región. Todas las opciones están sobre la mesa: "Las decisiones serán impopulares, pero se tomarán", resumió un consejero del Elíseo.