02 dic 2020

Ir a contenido

MÁXIMOS REGISTROS DE CONTAGIOS

Europa se enfrenta con nuevas medidas a la segunda ola de coronavirus

A pesar de que la incidencia de la enfermedad está siendo distinta en los países, la mayoría han registrado cifras máximas durante la última semana

La mayoría de gobiernos están endureciendo las medidas de seguridad para tratar de mantener controlada la expansión del covid

Begoña González

Un sanitario realiza una PCR frente al Ayuntamiento de París. 

Un sanitario realiza una PCR frente al Ayuntamiento de París.  / REUTERS

La llegada de la segunda ola de coronavirus amenaza a los países europeos. Mientras que España es, según varias estadísticas de la Unión Europea, el país con las peores tasas de covid del continente, otros como Italia o Francia se encuentran claramente sumidos en una tendencia al alza sostenida y se han colocado al frente del endurecimiento de las medidas. El cierre de bares y gimnasios en París o la reducción de autonomía de las regiones italianas son tan solo algunas de las duras estrategias adoptadas por algunos países a pesar de contar con tasas de contagios más bajas que las registradas en España. Otros países con menos contagios como Suecia o Bélgica, en cambio, han optado por continuar con medidas más laxas enfocadas a la responsabilidad individual o incluso relajar las condiciones para el uso obligatorio de la mascarilla.

Italia disminuye la autonomía de las regiones

El Gobierno italiano ha prorrogado este lunes el estado de alarma hasta enero y ha decidido desplegar al Ejército para hacer respetar las normas como el adelanato de la hora de cierre de locales públicos a las 11 de la noche. Asimismo, el gobierno central ha disminuido la capacidad de intervención de las autonomías, que no podrán rebajar las medidas adoptadas a nivel nacional, sino sólo endurecerlas en un contexto en el que los focos de contagios ascienden a 3.266 a nivel nacional y la mayor incidencia se registra en Campania (Nápoles). En las escuelas hay actualmente 14 focos detectados, aunque hasta la fecha son casi todos importados desde las viviendas familiares. Según Sanidad, los nuevos positivos se sitúan entre 2.000 y 3.000 diarios, los muertos oscilan entre 10 y 30 cada día, los ingresados en las uci alcanzan los 300 (+6%) y los hospitalizados leves son 3.287 (eran 121 en agosto). El índice RT (un contagiado por cada positivo) es del 0,8% (1,1% la pasada semana) y la incidencia cada 100.000 habitantes es de 340 a los 14 días. La relación entre PCR realizados y nuevos positivos hallados ha pasado del uno por cada 81 de agosto, a uno de 32 en septiembre y a uno de 24 actualmente. Informa Rossend Domènech.

Reino Unido alcanza los 12.000 contagios diarios

La segunda ola comienza a golpear seriamente al Reino Unido. En poco más de un mes los casos diarios se han disparado desde los 1000-1500 contagios a alrededor de 12.000 cada 24 horas y los fallecidos han pasado de aproximadamente unos 7 diarios a más de 40. Algunas de las zonas con mayor incidencia de contagios por cada 100.000 habitantes se hallan en el norte de Inglaterra, llegando a ser de hasta 500 en el caso de Machester y 487 en Liverpool, no así en el total del país que se reduce a 163,1. Sin embargo, el número de hospitalizaciones en Inglaterra sigue siendo alto y alcanza las 406 diarias y, desde que comenzó la epidemia, han dado positivo algo más de medio millón de personas. Para tratar de frenar la expansión del virus, desde el ejecutivo británico se han instaurado nuevas restricciones como el cierre de bares y pubs a las 22 horas o la obligatoriedad del uso de mascarilla en espacios cerrados. El ministro de sanidad, Matt Hancock, ha abierto una investigación después de que 16.000 contagiados en la semana del 15 septiembre al 2 octubre no fueran contactados por un fallo informático hasta el pasado fin de semana. Todos los que dieron positivo han sido localizados, no así las personas a las que han podido contagiar, decenas de miles. Informa Begoña Arce. 

Portugal, en estado de contingencia

El fin de semana ha sido especialmente complicado en Portugal tras alcanzarse un nuevo máximo diario de contagios, un total de 1.867, que se suman a una cifra acumulada de 79.885 casos desde el pasado mes de marzo. La cifra no ha dejado de aumentar y se encuentra actualmente en máximos históricos en el país que fue el ejemplo de Europa durante la primera ola. Actualmente hay 682 pacientes hospitalizados por covid y un total de 105 de ellos reciben tratamiento ingresados en la unidad de cuidados intensivos. Las desorbitadas cifras de estos días han elevado la tasa de incidencia del covid en los últimos 14 días hasta los 776,24 casos por cada 100.000 habitantes con una mortalidad del 2,53%. Por ello, el primer ministro António Costa mantiene la declaración en el país del llamado 'estado de contingencia', que conlleva restricciones horarias en los establecimientos comerciales y las reuniones se limitan a un máximo de 10 personas, pero por contra, el uso de mascarilla sigue estando solo recomendada al aire libre en lugares que estén muy concurridos y donde no sea posible mantener la distancia física, pero es obligatoria en espacios cerrados como establecimientos comerciales, transportes y escuelas.

Bélgica relaja el uso de mascarilla

El covid-19 sigue ganando terreno en Bélgica y la estabilización que esperaban los expertos no se ha producido. Entre el 25 de septiembre y el 1 de octubre, el número de nuevas infecciones fue de 2.103,3 de media por día (+32%) con un pico superior a los 3.000 el pasado miércoles y un total de 10.064 muertes. A pesar de que todos los grupos de edad se han visto afectados por el repunte, los jóvenes de entre 10 y 29 años y los mayores de 90 han sufrido un crecimiento exponencial de casos. También han crecido las hospitalizaciones con una media de 77 diarias que elevan el número de pacientes a los 866 y 186 en cuidados intensivos, 77 de ellos con respiración asistida. Mientras tanto, la tasa de casos positivos se mantiene estable en el 6,7%, aunque la incidencia de contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días está ya en los 225,5 casos (+80%). Pese a esta tendencia negativa, desde el pasado 1 de octubre se ha relajado el uso de la mascarilla ya no es obligatoria en el exterior salvo en lugares muy concurridos o donde no se pueda guardar la distancia de seguridad- y se ha reducido el período de las cuarentenas. Informa Silvia Martinez.

República Checa vuelve al estado de emergencia

Después de que el viernes la República Checa alcanzara su mayor cifra de casos diarios, con 3.792 contagios, las autoridades sanitarias del país han confirmado un total de 82.446 casos acumulados, así como 727 fallecidos. Esta cifra supone un incremento radical de la curva de contagios en una segunda ola que está siendo mucho más grave en el país que la primera con una tasa de incidencia en los últimos 14 días de 769, 88 casos por cada 100.000 habitantes. Este lunes, el primer ministro checo, Andrej Babis, anunció la vuelta al estado de emergencia a partir de la medianoche y han vuelto a quedar restringidos algunos derechos fundamentales, como la libertad de reunión y manifestación y el Gobierno, entre otras potestades, podrá sacar adelante medidas sin contar con la aprobación del Parlamento. 

Alemania prohibe el turismo desde las zonas con mayor incidencia

En Alemania hay actualmente cerca de 30.000 casos de covid-19 activos. A pesar de que la cifra de muertos se ha estabilizado (hay contabilizados hay algo más de 9.600 fallecidos oficiales desde el inicio de la pandemia), las cifras de nuevos contagios son las que realmente preocupan a las autoridades porque apuntan a una segunda ola en el país: ya superan un promedio de 34,1 por cada 100.000 habitantes a lo largo los últimos siete días en todo el territorio federal. Esa cifra está lejos de las cifras de nuevos contagios del pasado abril, pero apunta a una complicación de la situación sanitaria en los meses fríos de otoño e invierno, en los que la gente pasa más tiempo en lugares cerrados. Las diferencias entre regiones son remarcables: los distritos con mayores niveles de nuevas infecciones están en el oeste y el sur de Alemania, y también en algunas zonas de la capital federal, Berlín. Ello ha provocado que los gobiernos de algunos estados federados hayan prohibido las visitas turísticas de ciudadanos procedentes de las zonas más afectadas por el virus. Aunque no hay cifras oficiales de ocupación de ucis, al igual que durante la pasada primavera, la infraestructura sanitaria alemana ni siquiera está cerca del colapso. Informa Andreu Jerez.

Suecia llama a la responsabilidad individual

Las autoridades sanitarias suecas verificaron el pasado jueves un total de 752 nuevos contagios de coronavirus en 24 horas, el máximo diario en el país nórdico desde el pasado mes de junio a pesar de tener una incidencia de 57,6 por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días. Con ello y en pleno crecimiento de casos, el cómputo total de infecciones asciende a un total de 94.283 casos y 5.895 muertos. A pesar de este repentino aumento de los casos, Suecia pareció haber esquivado el envite del coronavirus durante la primavera y optó por un modelo más laxo en cuanto a medidas que otros países con cifras equivalentes, aunque la tasa de mortalidad de este país nórdico fue muy superior a la de los otros en poblaciones concretas como los residentes geriátricos. Las autoridades suecas han promovido desde el inicio las llamadas a la responsabilidad individual en lugar de aprobar restricciones. Un claro ejemplo es el uso de las mascarillas, que continúa siendo una decisión personal de cada ciudadano. A pesar de ello, sigue en vigor la prohibición temporal de entrada a la UE a través de Suecia hasta el 31 de octubre.