CARRERA A LA CASA BLANCA

Los demócratas tratan de salvar el voto por correo para evitar el caos electoral

Pelosi ordena al Congreso que interrumpa sus vacaciones para tratar de revertir los recortes en el Servicio Postal

Su partido acusa al presidente Trump de querer "sabotear los comicios" perturbando el voto de millones de ciudadanos

La ’speaker’ de la Cámara baja de EEUU, Nancy Pelosi, en una comparecencia el pasado 13 de agosto en Washington.

La ’speaker’ de la Cámara baja de EEUU, Nancy Pelosi, en una comparecencia el pasado 13 de agosto en Washington. / JIM WATSON (AFP)

Se lee en minutos

Ricardo Mir de Francia

Estados Unidos celebrará en noviembre una de las elecciones más trascendentales de los últimos años, pero, si nadie lo remedia antes, es muy posible que los resultados definitivos no se conozcan durante varios días o semanas, toda una invitación al caos que podría poner en peligro la credibilidad de los comicios. El motivo no es otro que la oposición frontal de Donald Trump al voto por correo, una modalidad que batirá este año todos los registros debido a los imperativos de distanciamiento social impuestos por la pandemia de coronavirus. El líder estadounidense sostiene que el voto por correo “no funciona bien para los republicanos” y se ha embarcado en una campaña para presentarlo como una fuente de “fraude” seguro. Una opinión que no comparten los expertos. 

La postura del presidente ha impedido hasta ahora financiar al Servicio Postal (USPS) con los recursos adicionales que necesita para repartir a tiempo los millones de votos que se emitirán por correo. Una cifra que podría acercarse a los 80 millones, según las estimaciones de ‘The New York Times’, el doble que hace cuatro años. Semejante explosión de la demanda llega en un momento nefasto para Correos, una agencia que pierde dinero a espuertas y acumula una deuda superior a los 143.000 millones de dólares. Su nuevo director general, Louis DeJoy, anunció el mes pasado un plan para recortar gastos, que prohíbe las horas extras de sus carteros y contempla el desmantelamiento de decenas de máquinas que procesan de forma automatizada grandes volúmenes de paquetes y cartas. 

Recortes en Correos

DeJoy es uno de los grandes donantes de la campaña de Trump, un empresario sin experiencia en Correos. Y sus recortes no han hecho más que aumentar los retrasos en la entrega de la correspondencia, lo que llevó hace unas semanas a los responsables del servicio a advertir que no pueden garantizar que los votos serán entregados a tiempo para su recuento. “Estamos asistiendo alarmados a los devastadores efectos de la campaña del presidente para sabotear los comicios con una manipulación del Servicio Postal que busca negar el derecho al voto”, escribió el domingo la líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, en una carta a sus colegas. 

Te puede interesar

Pelosi ha ordenado a sus colegas de la Cámara Baja que interrumpan sus vacaciones para aprobar una ley que pretende revertir los recortes anunciados por DeJoy. La medida tendría que ser ratificada también por el Senado, bajo control republicano, pero en el caso improbable de que lo haga no está claro que baste para impedir el caos en noviembre. Los demócratas sostienen que es necesario insuflar hasta 25.000 millones en fondos adicionales para el Servicio Postal, pero la Casa Blanca no está por la labor.

En las últimas horas, sin embargo, ha anunciado que podría aceptar los fondos si sus rivales respaldan el nuevo paquete de ayudas sociales que ha propuesto para hacer frente al coronavirus. Un paquete que los demócratas consideran insuficiente.