24 sep 2020

Ir a contenido

en medio de las protestas

La opositora bielorrusa Tikhonóvskaya se refugia en Lituania tras ser obligada "por el poder" a salir del país

En un video asegura que tomo la decisión "de forma independiente", aunque su equipo asegura que la candidata fue obligada a ello

El domingo se comprometió a quedarse para luchar contra lo que ella cree que han sido unos comicios fraudulentos

Marc Marginedas

Un muerto en las protestas en Bielorrusia, mientras líder opositora, Svetlana Tikhonóskaya (en la foto), huye a Lituania. / REUTERS / VASILY FEDOSENKO / VÍDEO: EFE

Svetlana Tikhanóvskaya, la líder del movimiento opositor en Bielorrusia, ha abandonado su país y ha llegado a Lituania. Así lo ha confirmado en un tuit el ministro de Exteriores de ese país, Linas Linkevicius. En un vídeo difundido en YouTube, la exprofesora de inglés devenida en líder político ha afirmado que tomó la decisión "de forma independiente", aunque su entorno ha declarado a la publicación online Meduza que había sido obligada "por el poder"

"No ha tenido elección", ha subrayado dichas fuentes. "Lo importante es que está viva y en libertad; salió junto a Maria Moroz aunque parte del equipo de Tikhonóvskaya continúa siendo rehén" (de las autoridades), han continuado. Moroz es la jefa de campaña de la opositora, y había sido detenida días atrás, antes incluso de la jornada electoral.  En su breve declaración,  Tikhanóvskaya da a entender que sobre ella se han ejercido enormes presiones. "Que Dios no permita que nadie afronte la decisión a la que me he tenido que enfrentar yo", explica llorosa, antes de concluir: "los hijos, es lo más importante que hay en la vida".

Más tarde, medios progubernamentales bielorrusos han difundido otro vídeo de la opositora en el que se la puede ver sentada en un sillón con lo que parece una hoja de papel en las manos, solicitando a sus seguidores respetar la ley y cesar las protestas.

Serguéi Tikhonóvski, el marido de Svetlana, se encuentra todavía encarcelado en Bielorrusia. Además, según denuncian las oenegés, las autoridades bielorrusas utilizan de forma recurrente como método de presión la amenaza de retirarles la custodia de sus hijos a los políticos y activistas vinculados a la oposición, como fue el caso de Valeri Tsekpalo, otro candidato a las presidenciales vetado por las autoridades.      

Tikhonóvskaya había desaparecido del ojo público en la tarde del lunes, tras acudir a la comisión electoral para presentar una denuncia por fraude. Allí había sido retenida durante horas, según informa France Presse. Había anunciado, eso sí, que no participaría en las manifestaciones y protestas que tienen lugar por todo el país para denunciar el "fraude electoral", con el objetivo de no dar a las autoridades motivos para ser encarcelada.

Las protestas han continuado en la noche del lunes al martes, tanto en Minsk, como en otras localidades. En la capital, los manifestantes han intentado levantar barricadas en el centro mismo de la ciudad y se han enfrentado a los agentes antidisturbios y a miembros del Ejército. Otro manifestante resultó muerto al estallarle un artefacto que pretendía lanzar contra las fuerzas del orden, según el Gobierno. La oposición, en cambio, sostiene que recibió el impacto de una granada aturdidora.