Trump, a 100 días de la reválida

Las elecciones estadounidenses alumbran cuatro escenarios, tres de ellos de pesadilla

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante una reunión en la Casa Blanca, este lunes 20 de julio. 

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante una reunión en la Casa Blanca, este lunes 20 de julio.  / AP / EVAN VUCCI

4
Se lee en minutos
Ramón Lobo
Ramón Lobo

Periodista

ver +

Quedan cien días para las elecciones presidenciales, y otros 78 de batalla política y judicial por la validez del resultado. Donald Trump no aceptará su derrota, acusará a la !izquierda radical! de fraude y movilizará por Twitter a sus seguidores amantes de las armas de fuego. Con él nada es imposible, todo son escenarios distópicos.

La crisis económica de 2008 y la actual del covid-19, que aún no ha terminado, han puesto en discusión el modelo económico global y sus efectos en la catástrofe climática. Una parte de la élite capitalista ha dejado de creer en la democracia. Prefiere la eficacia (y la impunidad) de los modelos autoritarios. Trump es solo la consecuencia de un juego mayor. Tenemos cuatro escenarios, tres de ellos son de pesadilla.

Victoria

Trump gana  pese a que todas las encuestas vaticinan hoy su derrota. El presidente confía en su base blanca, rural y enfadada. Es la que compra sus teorías conspiranoicas y disfruta con su lenguaje divisivo, "los buenos americanos" frente a unos medios de comunicación vendidos y antipatriotas. Podría salvarle una vacuna milagrosa en octubre, de ahí sus movimientos para garantizarse la prioridad. No es importante que funcione, basta con que la gente lo crea antes de votar. Churchill decía que en política, un día es un año. Quedan 100 años.

Derrota por escaso margen

 Trump pierde las elecciones por escaso margen. Cabe recordar que el voto popular no decide la presidencia, depende de un Colegio Electoral compuesto por 538 miembros. Gana quien obtiene la mitad más uno: 270. Son elegidos en cada estado según la población (California tiene 55; Wyoming, tres). La batalla se centra en los estados indecisos, los que cambian según el candidato: Iowa, Wisconsin, Michigan, Florida, Colorado, Minnesota, Nevada, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania y Virginia y Nueva Hampshire.

El presidente mantiene desde hace meses una guerra contra el voto por correo, que será clave si hay segunda ola de covid. Trump dice que es el instrumento con el que le quieren robar las elecciones. Cada estado regula el voto no presencial. Mientras que en los demócratas tratan de facilitarlo; en los republicanos quieren dificultarlo. Es probable que en la noche electoral varios estados indecisos no puedan ofrecer un resultado si hubiera mucho voto por correo.

El plan de Trump es rechazar esos resultados, denunciarlos ante el Tribunal Supremo en el que dominan los conservadores (5-4). Una fecha clave es el 14 de diciembre. Es el día en el que debe reunirse el Colegio para proclamar al ganador. ¿Qué pasará con los compromisarios de los estados cuyos resultados estén en discusión? ¿Habrá votación sin ellos? Es la oportunidad de Trump para alterar el resultado y seguir de presidente. El Supremo puede ordenar repetir las elecciones en varios estados o en determinados distritos. Lo único inamovible, porque está en la Constitución, es la fecha de toma de posesión: el 20 de enero a las 12 del mediodía. Para entonces deber haber un ganador y un presidente. Lo contrario sería un golpe de Estado.

Derrota aplastante

Trump pierde de manera aplastante. Varios indicadores apuntan a una catástrofe. El voto suburbano se consolida en favor de Biden gracias a las mujeres. El voto blanco urbano y joven empieza a abandonar al presidente, y baja el apoyo de los mayores. Dos organizaciones de republicanos moderados  han pasado al ataque frontal. Crece el movimiento Never Trump que podría ser tan movilizador como el Yes We Can de Obama. Si la derrota fuese inapelable, los republicanos que le jalean y temen le empujarían a aceptar el resultado. No tendría posibilidades de resistir más allá del esperpento.

No hay elecciones

Noticias relacionadas

Trump suspende las elecciones. La fecha del 3 de noviembre está determinada por una ley federal de 1845, "el primer martes después del primer lunes de noviembre". Para modificarla necesita un acuerdo en el Congreso. Los republicanos dominan el Senado, pero no la Cámara de Representantes. El fiscal general del Estado, William Barr, ha abandonado toda neutralidad del cargo y actúa sin disimulo como el abogado del presidente. Busca desde hace semanas un resquicio legal que permita a Trump gobernar por decreto, sin el control del Parlamento. Les ayuda John Yoo, el abogado que sentó la base jurídica para justificar la tortura en las cárceles secretas de la CIA y en Guantánamo durante la presidencia de George Bush.  

El uso de policías federales vestidos de militares sin identificación y en coches camuflados, sin matrículas ni distintivos, debería servir a aviso. Trump quiere repetir el despliegue de fuerza en Chicago, y amenaza a Nueva York. El objetivo es triple: vender el lema "ley y orden", asustar y movilizar a su base blanca y crear una situación de caos que unido a una segunda ola de covid en otoño le permita invocar unos poderes de emergencia --que no tiene-- para suspender las elecciones y mantenerse uno o varios años como presidente. Sería la muerte de la democracia en EEUU, un tsunami que pondría en riesgo las nuestras.