13 jul 2020

Ir a contenido

OPERACIÓN ANTITERRORISTA

Francia asegura haber matado al líder Al Qaeda en el Magreb

Abdelmalek Droukdel cae en una operación del Ejército francés en el norte de Mali

Eva Cantón

Abdelmalek Droukdel, líder de Al Qaeda en el Magreb.

Abdelmalek Droukdel, líder de Al Qaeda en el Magreb. / AFP

La ministra francesa de Defensa, Florence Parly, anunció este viernes la muerte del líder histórico de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), el argelino Abdelmalek Droukdel, durante una operación del Ejército galo llevada a cabo el pasado 3 de junio en el norte de Mali en la que también fueron neutralizado varios de sus estrechos colaboradores. “Este combate, esencial para la paz y la estabilidad en la región, acaba de lograr un gran éxito”, se felicitó Parly en su cuenta de Twitter.

Su cuerpo ha sido formalmente identificado, según el coronel Fréderic Barbry, portavoz del Estado mayor francés. La operación se desarrolló a 80 kilómetros al este de la localidd de Tessalit por un equipo integrado por helicópteros y tropas terrestres y contó con la colaboración de los servicios secretos norteamericanos.

Droukdal, nacido en 1971 en Zayane, un barrio pobre a unos 50 kilómetros de Argel, fue escalando puestos en el yihadismo regional desde las montañas de la Kabilia argelina en las que se instaló en los años 2000. Actualmente comandaba el conjunto de los grupos de Al Qaeda del norte de Africa y los de la franja del Sahel, entre ellos el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM), yihadistas muy activos en la zona dirigidos desde el 2017 por el tuareg maliense Iyad Ag Ghaly.

Cuando Argelia se hunde en la guerra civil en 1991, Droudkel estudia ingeniería y simpatiza con el Frente Islámico de Salvación (FIS) abiertamente hostil al poder. A los 23 años pasa a la clandestinidad y en 1993 se une a los maquis del Grupo Islámico Armado (GIA) como experto en explosivos. Poco a poco avanza en la cadena de mando hasta integrarse en el consejo del Grupo salafista para la oración y el combate (GSPC), movimiento fundado en 1998 sobre que quedaba del GIA.

Fue discípulo político y militar del jordano Abu Mussaab Al-Zarkaoui, abatido por el Ejército norteamericano en Irak en 2006. Descrito como un hombre duro, de fuerte personalidad, carismático y con una gran capacidad oratoria fundó la rama de Al Qaeda en el Magreb Islámico con la intención de convertirse en una figura de la yihad mundial, según el Counter Extremism Project.

Cuando Bin Laden fue asesinado por Estados Unidos en Pakistán en 2011, se niega a prestar juramento a su sucesor, al Zawahiri. Entre 2012 y 2015 desaparece del radar. La prensa argelina le situaba en Túnez escondido desde el 2015.

Su desaparición es una buena noticia, pero según los expertos no soluciona el problema del terrorismo en el Sahel .“El impacto de la muerte e Abdelmalek Droukdel es sobre todo simbólica. "El problema no es la cumbre de la pirámide sino el surgimiento de un líder intermedio con figuras que encarnan localmente la yihad en las regiones donde operan” advierte en ‘Le Monde’ el investigador del Observatorio ciudadano de la gobernanza y la seguridad, Baba Dakono.

Gran Sáhara

La ministra de Defensa ha asegurado que Francia sigue adelante con sus operaciones contra el Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), la otra gran amenaza terrorista en la región y ha explicado que el pasado 19 de mayo, las fuerzas armadas capturaron a Mohamed el Mrabat, un veterano yihadista y mando importante del EIGS.

La presencia militar francesa en el Sahel se centra en los 5.100 efectivos de la operación Barkhane que concentra el grueso de sus ofensivas en la zona de las tres fronteras entre Mali, Burkina Faso y Niger para frenar el avance del Estado Islámico en el Gran Sáhara. El pasado mes de enero, durante una cumbre celebrada en Pau, el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió un mayor compromiso de los países del Sahel en la lucha liderada por Francia.