04 jul 2020

Ir a contenido

EXPLOSIÓN VIOLENTA EN EEUU

Trump amenaza con desplegar al Ejército contra los manifestantes

El presidente de EEUU califica de los disturbios por la muerte de George Floyd de "terrorismo doméstico"

El candidato demócrata Joe Biden se compromete a abordar el "racismo sistémico" en los primeros 100 días de su eventual presidencia

Ricardo Mir de Francia

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sostiene una Biblia durante la visita a la iglesia de San Juan.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sostiene una Biblia durante la visita a la iglesia de San Juan. / AFP

Las campanas anuncian las horas, pero también la vida y la muerte, y en las calles desiertas de Washington, el eco de las campanas se funde con el inquietante aleteo de los helicópteros. Minutos antes de que entre en vigor el toque de queda, adelantado a las 19.00 horas tras los violentos disturbios del domingo, comercios y hoteles se parapetan con tablones para proteger sus establecimientos, como si esperaran el paso de un huracán. Pero esta será una jornada diferente. Antidisturbios, policía militar, carros blindados y hasta agentes de la DEA han tomado el centro de la capital con la clara intención de impedir que se repita el caos de la víspera. “Vamos a acabar con los disturbios y la anarquía que se ha extendido por nuestro país”, dice en esos momentos Donald Trump desde la Casa Blanca. “Y vamos a acabar con ellos ya”.

Criticado a diestra y siniestra por la pasividad con la que ha actuado hasta ahora, solo interrumpida para azuzar la división social en Twitter, el presidente de Estados Unidos amenazó el lunes con desplegar a los militares si los gobernadores no son capaces de sofocar las algaradas. “Esto no son actos de protesta, son actos de terrorismo doméstico”, dijo en breve comunicado leído frente a las cámaras, horas después de haber llamado “débiles” a los gobernadores. “Si ciudades o estados se niegan a tomar las acciones necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, desplegaré al Ejército de EE UU para solventarles pronto el problema”. El toque de queda en la capital, añadió, será “estrictamente” aplicado. 

A dos manzanas de allí, un megáfono de la policía hizo suya las palabras del presidente. “Primer aviso: abandonen la zona o serán arrestados". Natay Smith no se movió. “No me importa que me arresten. Los negros somos personas. Creemos en las mismas cosas que el resto. Estamos cansados de ver morir a nuestros familiares y amigos. Y lo peor es que los policías responsables nunca tienen que rendir cuentas”, decía esta estudiante de 20 años. Entre 2013 y 2019, solo el 1% de los agentes involucrados en la muerte de un sospechoso fueron procesados, según Mapping Police Violence. 

Frente a la Casa Blanca cientos de personas habían protestado hasta entonces pacíficamente, pero sin previo aviso, la policía comenzó a disparar gases lacrimógenos y a dispersarlos con agentes montados a caballo.

¿El motivo? Trump salía finalmente de su madriguera, dos días después de haber tenido que encerrarse durante casi una hora en el búnker de su residencia. Acompañado de una comitiva de asesores, cruzó el Parque Lafayette, despejado minutos antes a las bravas, y se plantó frente a la iglesia de Saint John para hacerse la foto con una Biblia en la mano, un día después de que ardiera el sótano del templo. 

Gases lacrimógenos fentre a la iglesia de Saint Johns / JOSÉ LUIS MAGANA / AFJ

El golpe de efecto “indignó” a la obispo de la Iglesia Episcopal de Washington, a la que pertenece la llamada “iglesia de los presidentes”. La Casa Blanca no le avisó de la visita, no le pidió permiso para utilizar su Biblia ni le informó de que los manifestantes serían gaseados para abrir paso al presidente. “La Biblia declara que Dios es amor. Todo lo que él ha dicho y ha hecho es inflamar la violencia”, dijo la reverenda Mariann Budde. “Cuando necesitamos un liderazgo moral, él hace todo lo posible para dividirnos”. 

Protestas por séptima noche consecutiva / ROBERTO SCHMIDT/ AFP 

En el centro de la ciudad comenzaron los arrestos. Expeditivos y sin contemplaciones, aunque apenas encontraron resistencia porque el grueso de los manifestantes había huido. Frente a las multitudes del fin de semana, la protesta del lunes fue pequeña, a diferencia de lo acaecido en otras ciudades. En Filadelfia o Atlanta la policía cargó contra centenares de manifestantes. En Nueva York la indignación pacífica de las primeras horas derivó nuevamente en saqueos en la Quinta Avenida. Y por todo el país seis policías resultaron heridos de bala

Entre los participantes en las marchas crece la preocupación por la violencia, que enturbia sus demandas legítimas. En varias ciudades del país sus autoridades han señalado que son los manifestantes blancos los que están generando buena parte del vandalismo, ya sea porque tienen sus propias agendas o porque aspiran a deslegitimar las protestas. “Es asombrosa la cantidad de jóvenes blancos que están perpetrando el pillaje, los robos y los incendios”, dijo la alcaldesa de Seattle, Jenny Dukan.

No todo son llamamientos a aplastar las protestas. El candidato demócrata, Joe Biden, acusó al presidente de convertir el país "en un campo de batalla" con su retórica destinada a inflamar a sus bases. "'No puedo respirar' es una llamada de atención para que el país reaccione", dijo desde Filadelfia. "Ha llegado el momento de que nuestra nación haga frente al racismo sistémico", añadió antes de comprometerse a abordar el problema en los primeros 100 días de su eventual presidencia.