Tensión en Estados Unidos

"Es un abuso de poder y hay que denunciarlo", afirma Borrell sobre la muerte de Floyd

El alto representante para la política exterior de la UE asegura estar "conmocionado" y "horrorizado" por lo ocurrido en Estados Unidos

El alto representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

El alto representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell. / STEPHANIE LECOCQ (EFE)

Se lee en minutos

El alto representante para la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, asegura estar “conmocionado” y “horrorizado” por la muerte en Estados Unidos de George Floyd a manos de un policía en la ciudad de Mineápolis la semana pasada y ha calificado lo ocurrido de “abuso de poder” que hay que denunciar. “Hay que luchar contra este tipo de situaciones en Estados Unidos y en todo el mundo”, ha indicado durante una conferencia de prensa en Bruselas en la que ha hecho un llamamiento a una desescalada de las tensiones.

El jefe de la diplomacia europea ha recordado que “en todas las partes del mundo y, especialmente en las sociedades basadas en el estado de derecho, hay que velar por el respeto de las libertades y los derechos humanos, y los que velan por el orden no pueden utilizar la violencia como ha ocurrido en este caso tan desafortunado”, ha lamentado urgiendo a prestar atención “ante un posible uso excesivo de la fuerza policial”. 

Derecho de protesta pacífica

En este sentido, y ante las manifestaciones generalizadas y masivas que se suceden en Estados Unidos, en respuesta al asesinato de Floyd, afrocamericano de 46 años, Borrell ha recordado que la Unión Europea apoya el derecho de protesta pacífica al tiempo que ha condenado la violencia y el racismo de cualquier tipo y ha urgido una desescalada de las tensiones. “Confiamos en la capacidad del pueblo de Estados Unidos de curar sus heridas. Todas las vidas cuentan y las vidas negras por supuesto que también”, ha dicho en el que es el primer mensaje oficial de un alto cargo de las instituciones europeas.

Te puede interesar

Entre los pocos jefes de Estado y de Gobierno que se han pronunciando en las últimas horas está el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, que en un mensaje en una red social alerta de que “el racismo es un virus contra el que hemos estado luchando” y que pese a los progresos realizados no ha dejado de ser “menos virulento ni menos peligroso”. Aunque el texto no menciona explícitamente a Floyd sí avisa de que es necesario “mostrar solidaridad” con gente de todas las razas y procedencias en el mundo para detener su propagación y vencerlo.

Desde Berlín, el ministro de exteriores, Heiko Maas, ha dicho que las protestas son entendibles y legítimas y que espera que tengan "un impacto". También se han referido al papel de los periodistas informando sobre el terreno que, según ha recordado, deben poder seguir haciéndolo con seguridad. "Los estados democráticos gobernados por el estado de derecho deben aplicar los esstándares más altos a la hora de proteger la libertad de prensa".