EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Trump anuncia sin detalles la "suspensión temporal de la inmigración a EEUU"

Refuerza la mano dura tras críticas conservadoras a planes para permitir más trabajadores médicos y temporales

Durante la crisis del coronavirus ya ha aprovechado la emergencia para endurecer deportaciones y rechazar asilo

Migrantes centroamericanos aguardan en el lado mexicano del muro a cruzar al lado estadounidense.

Migrantes centroamericanos aguardan en el lado mexicano del muro a cruzar al lado estadounidense. / ADREES LATIF (REUTERS)

Se lee en minutos

Idoya Noain

El coronavirus ha sacudido Estados Unidos en año de elecciones presidenciales pero no ha derrumbado las estrategias de campaña de Donald Trump. Este lunes por la noche, el mandatario ha colgado un tuit en el que, sin dar detalles, ha anunciado que va a firmar una orden ejecutiva “para suspender temporalmente la inmigración en EEUU”.

En su explosivo pero vago mensaje Trump apela al “ataque del enemigo invisible” y a “la necesidad de proteger los trabajos de nuestros GRANDES ciudadanos estadounidenses” para argumentar una decisión con la que, como en 2016, o en las elecciones legislativas de 2018, vuelve a poner la línea más dura en inmigración en el centro de su campaña.

Su gestión de la respuesta coronavirus está bajo intenso escrutinio y sometida a fuertes críticas. La pandemia de momento ha dejado 786.000 contagiados confirmados en EEUU y más de 42.000 muertos. Más de 22 millones de estadounidenses han perdido sus empleos desde que empezó la crisis. Y el presidente ha estado alentando a los grupos de manifestantes conservadores que han estado organizando en varios puntos del país, especialmente en estados gobernados por demócratas, protestas contra las órdenes de confinamiento y cierre de negocios.

Cambio de paso

Aunque las fronteras de EEUU ya están cerradas a viajes no esenciales y hay restricciones de movimiento desde México y Canadá, China y Europa, hace solo unos días, la posición de la Administración Trump sobre la inmigración, o al menos parte de ella, era distinta. Se había hecho un llamado internacional a profesionales médicos a contactar embajadas de EEUU para acelerar la tramitación de sus visados. También se habían relajado los requerimientos de algunos inmigrantes para conseguir trabajos en agricultura, pesca y otros campos. Y hasta planteó aumentar en 35.000 el número de trabajadores temporales.

Fueron pasos que indignaron a sus bases más radicales. "Es reprensible", criticó por ejemplo en 'Politico' Mark Krikorian, director del grupo Centro para Estudios de Inmigración que defiende restricciones duras. "Importar a trabajadores en trabajos que podrían hacer estadounidenses en paro es absurdo".

Trump parece haber escuchado esas críticas y ha cambiado el paso, reforzando la mano de hierro, que ya había estado aplicando durante la crisis en otros sectores de la inmigración, para preocupación de activistas y defensores de los derechos humanos. Durante la pandemia, por ejemplo, su Administración ha aprovechado para endurecer las condiciones para inmigrantes. Usando poderes de la emergencia, ha suspendido leyes que protegen a menores y solicitantes de asilo, permitiendo por ejemplo deportaciones inmediatas o rechazos directos en la frontera con México. Además se han cerrado la mayoría de oficinas de visados, se han cancelado o pospuesto entrevistas a solicitantes de asilo y prácticamente se ha paralizado el programa de refugiados.

Sin precedentes

Te puede interesar

El paso de Trump no tendría precedentes. Como ha recordado en 'The Washington Post' Alex Nowrasteh, director de estudios de inmigración en el libertario laboratorio de ideas Cato Institute, en 1918 durante la “gripe española” EEUU permitió la entrada de decenas de miles de inmigrantes y durante la segunda guerra mundial se siguieron concediendo visados y se permitió la entrada de trabajadores del campo en el programa de braceros. Según Nowrasteh Trump podría estar amparado legalmente tanto por el Título 42 del Código de los EEUU, que permite al presidente detener la inmigración por razones de salud, y por la reciente decisión del Tribunal Supremo que amparó su veto a ciudadanos de países de mayoría musulmana.

Los inmigrantes representan el 18.2% de los trabajadores de la sanidad en EEUU y un 23.5% de los del sector de cuidados. Son inmigrantes también el 20.3% de quienes trabajan en mantenimiento de las residencias de ancianos.