28 may 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria

El Congreso brasileño aprueba "presupuesto de guerra" para combatir el COVID-19

La iniciativa permitirá expendir el gasto público hasta el 10% del PIB

También crea un régimen fiscal y financiero extraordinario mientras dure la emergencia

Abel Gilbert

Personal médico atiende a enfermos de coronavirus en Brasil.

Personal médico atiende a enfermos de coronavirus en Brasil. / EFE

La Cámara de Diputados aprobó el llamado "presupuesto de guerra" que permitirá la expansión del gasto público para contener el avance del coronavirus, sque ya mató 359 personas e infectó más de 9000. La iniciativa, que debe ser refrendada por el Senado en menos de dos semanas, pone entre paréntesis las restricciones presupuestarias que fijo por ley el Gobierno interino de Michel Temer (2016-18).  El texto aprobado fue propuesto por la máxima autoridad de la cámara, Rodrigo Maia y tuvo el apoyo del ministro de Economía, Paulo Guedes. La emergencia sanitaria también obligo a un neoliberal como Guedes a postergar su programa.

En virtud de esta nueva ley, el Gobierno podrá hastar hasta el 10% del PIB nacional, que es de unos 406.000 millones de euros, para adoptar las acciones que sean convenientes en el marco de la emergencia sanitaria. "Al gastar estamos invirtiendo", dijo Maia.  Con esos recursos se reforzará la infraestructura hospitalaria, entre otras cosas. Los diputados también contemplaron la puesta en vigencia de un régimen fiscal, financiero y de contratación extraordinario durante el estado de calamidad pública  Además se le otorga al Banco Central más poder para enfrentar inestabilidades en el mercado financiero. La autoridad monetaria podrá comprar y vender valores públicos y privados.

Todas las decisiones serán  tomadas por un comité de gestión de crisis, que estará presidido por Jair Bolsonaro e integrado por sus ministros y representantes de los estados con quienes el presidente ha tenido fuertes choques debido a la decisión de los Gobiernos regionales de decretar el aislamiento social. Bolsonaro también se ha peleado púbicamente con su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, defensor de la cuarentena en los grandes centros urbanos. "El doctor no abandona a un paciente", dijo este viernes cuando lo consultaron sobre los rumores de dimisión.