crisis sanitaria global

Francia se confina tras las medidas drásticas anunciadas por Macron

Cien mil policías vigilarán que se cumple la consigna de no salir de casa salvo excepciones

Quienes estén en la calle deberán llevar un certificado que justifique el desplazamiento

Vista de una calle desierta del barrio latino de París.

Vista de una calle desierta del barrio latino de París. / EFE / CHRISTOPHE PETIT TESSON

2
Se lee en minutos
Eva Cantón
Eva Cantón

Periodista

ver +

"El ambiente es raro. París es una ciudad muy viva y poner entre paréntesis la vida social y profesional va a resultar extraño. El virus afecta a toda la sociedad y los anticuerpos son colectivos", comenta con calma Thomas, consultor de 43 años y padre de cuatro hijos mientras apuraa un cigarrillo en la calle apoyado en una barandilla minutos antes de que entrara en vigor la orden de quedarse en casa.

Como hizo antes Italia y luego España, Francia se confina durante al menos 15 días para ralentizar la curva de contagio del coronavirus. Tras el cierre de guarderías, colegios, universidades, cafés, restaurantes y comercios no esenciales, Emmanuel Macron ha decidido restringir drásticamente los movimientos de población, única medida eficaz para detener la extensión del virus y permitir que el sistema sanitario pueda atender de manera escalonada los casos que aumentan de manera exponencial.

"Francia entra en una era inédita. Nunca en Francia se habían tenido que tomar tales decisiones en tiempo de paz", dijo el presidente francés este martes en una intervención televisada que vieron 35 millones de personas.

Certificado del Ministerio

A partir de ahora, la consigna es quedarse en casa. Solo se permitirán los desplazamientos para ir a trabajar cuando el teletrabajo sea inviable,  hacer compras de primera necesidad, acudir al médico, por motivos familiares urgentes, para ayudar a personas vulnerables o cuidar niños así como salidas cortas, cerca de casa, para hacer algo de deporte y sacar al perro.

En todo caso será necesario llevar consigo un certificado que se puede descargar en la página web del Ministerio del Interior (www.interieur.gouv.fr) o disponer de una credencial profesional. En el certificado tienen que figurar los datos personales, fecha, firma y el motivo que se alega para estar en la calle.

Para garantizar que se cumple el confinamiento habrá 100.000 policías y gendarmes patrullando. En caso de infracción la multa puede llegar a los 135 euros. "Se podrá practicar una actividad física o sacar al perro, pero con calma, respetando las consignas sanitarias y los gestos de barrera, sin hacerlo en grupo. Si tuviera que hacer un resumen diría que se puede tomar el aire, pero de ninguna manera jugar un partido de futbol", ilustró el ministro del Interior, Christophe Castaner.

Sospechando que las restricciones a los viajes eran cosa de horas, muchos parisinos llenaron este lunes las estaciones de tren para dejar la capital y dirigirse al campo. "Nos vamos a casa de mis padres, que viven en las afueras, tienen jardín y animales y podremos trabajar desde allí", explicaba Camille, una joven informática de 25 años que arrastraba una maleta acompañada de su novio. "Es una paradoja. En Francia luchamos colectivamente cuando hay un problema y ahora nos aislamos", se lamentaba Thomas.

Traslados de enfermos

Noticias relacionadas

Francia registraba este lunes 6.633 casos confirmados de coronavirus, 400 en estado grave, y 148 muertos. Según el ministro de Sanidad, Olivier Véran, la saturación de las unidades de cuidados intensivos de determinados hospitales está obligando ya al traslado de pacientes.

Los helicópteros del servicio sanitario del Ejército han iniciado este martes la evacuación de enfermos graves para enviarlos a regiones donde los hospitales tienen sitio. El ministro ha señalado que se trata de pacientes jóvenes.