03 jul 2020

Ir a contenido

Macron anuncia el cierre de todos los centros educativos de Francia

El presidente francés pide a los ciudadanos limitar sus desplazamientos a lo estrictamente necesario

"No estamos más que al principio de la epidemia", advierte en un mensaje a la nación desde el Elíseo

Eva Cantón

Emmanuel Macron desde su discurso en el Elíseo. 

Emmanuel Macron desde su discurso en el Elíseo.  / Yoan VALAT / AFP

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado este jueves, durante una declaración solemne desde el Palacio del Elíseo, que, a partir del lunes y hasta nueva orden, se cerrarán las escuelas infantiles, colegios, institutos y universidades de todo el país para frenar el avance del coronavirus, que calificó como "la peor crisis sanitaria de Francia desde hace un siglo". La medida, que afectará a unos 12 millones de alumnos, está justificadada porque es este tipo de población quien propaga el virus con mayor rapidez.

Además, aunque el transporte público seguirá funcionando, ha pedido a los ciudadanos limitar sus desplazamientos a lo estrictamente necesario y ha aconsejado a los mayores de 70 años y a los enfermos crónicos o con afecciones respiratorias permanecer en sus casas el mayor tiempo posible. "No estamos más que al principio de la epidemia", ha advertido en su primer mensaje a la nación desde el inicio de la crisis del Covid-19.

Macron ha pasado la jornada encadenando consultas con los principales responsables de la lucha contra la epidemia para tener una radiografía precisa de la evolución de la enfermedad y dar las adecuadas respuestas sanitarias, económicas y sociales. A la vista de que el virus sigue propagándose y su avance puede acelerarse, la prioridad es, ha dicho, "proteger a los más vulnerables".

En este sentido, ha anunciado que se aumentará la capacidad de acogida de los hospitales, se recurrirá a estudiantes y personal sanitario recientemente jubilado y las operaciones quirúrgicas no urgentes serán desprogramadas para liberar salas de reanimación.

Aunque se barajó la hipótesis de un aplazamiento de las elecciones municipales previstas para los próximos 15 y 22 de marzo, según adelantó Le Journal de Dimanche (JDD) en su página web, el presidente ha decidido  mantener el escrutinio al considerar que no suponen un riesgo si se cumplen las medidas de higiene, los famosos gestos "barrera" para protegerse y proteger a los otros. "Nada impide que los franceses, incluso los más vulnerables, vayan a las urnas", ha dicho, subrayando la importancia de garantizar "la continuidad de la vida democrática".

Cueste lo que cueste

Ante una crisis sanitaria inédita, uno de los objetivos del jefe del Estado francés era tranquilizar a la opinión pública y pedir unidad y solidaridad para superarla sin ceder al pánico ni al "repliegue nacionalista" porque el virus, ha subryado, "no tiene pasaporte".

El presidente ha garantizado que el Gobierno movilizará todos los medios financieros necesarios, "cueste lo que cueste", para salvar vidas" y se mostró convencido de que "Francia unida es la mejor herramienta" para atravesar estos momentos difíciles.

El último balance es de 2.876 personas contaminadas, 129 en estado grave, y 61 muertos. Los principales focos se encuentran en Aude, Calvados, Córcega, Alta Saboya, Oise, Morbihan, Alto Rin y el este de Montpellier.

Para hacer frente a las consecuencias económicas, Macron anunció la creación de mecanismo "excepcional y masivo" de paro parcial e indemnizaciones para los trabajadores que se vean obligados a quedarse en casa. Unas 3.600 empresas afectadas por la propagación del Covid19 han pedido acogerse a medidas de paro parcial para unos 60.000 trabajadores. 

El director general de Salud, Jérôme Salomon, advertía este miércoles que el virus circula cada vez en más territorios y de manera cada vez más activa por lo que, a su juicio, Francia debería prepararse para un escenario similar al italiano.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, aseguraba que la estrategia del Gobierno consiste en preparar a los hospitales para evitar el colapso del sistema y que hasta la fecha no hay signos de saturación en los servicios de reanimación. Sin embargo, algunos expertos están dando la voz de alarma porque creen que pronto se vivirá la misma situación que en Italia.

Fondo de solidaridad

Francia ha prohibido las visitas a las residencias de ancianos y a las unidades de cuidados de larga duración de los hospitales.

Tampoco pueden celebrarse actos con más de 1.000 personas y la mayoría de los teatros, salas de conciertos y cines cierran sus puertas o anulan sus programaciones. Disneyland París, un parque que recibe 15 millones de visitantes al año, sigue abierto pero ha suspendido hasta el 15 de abril todos sus espectáculos en el exterior.

En el ministerio de Economía, que este jueves ha aprobado crear un fondo de solidaridad para Pymes, admiten que la crisis tendrá un impacto grave en Francia y hay pocas dudas de que obligará a modificar el presupuesto y a revisar al alza las previsiones de déficit y deuda. Inicialmente,  París esperaba bajar al 2,2% del PIB el déficit en 2020 y al 98,7% la deuda pública.

La decisión de Donald Trump de prohibir la entrada en Estados Unidos de viajeros procedentes de países del espacio Schengen es otra mala noticia para las aerolíneas y el sector turístico, que sufren ya un fuerte impacto.

La bolsa de París ha registrado la peor caída de su historia al perder un 12,28% en una jornada negra para los mercados europeos mientras Francia se prepara para pasar al estadio 3 de la alerta sanitaria.