02 abr 2020

Ir a contenido

Terrorismo global

EEUU congela los bienes del líder chií que atacó una base militar en Irak

Las autoridades del Departamento de Estado anunciaron las sanciones económicas a Ahmad al-Hamidawi a quien pretende aislar de esta manera del sistema financiero internacional

El Periódico

Base aérea de Ain al Asad, en el oeste de Irak.

Base aérea de Ain al Asad, en el oeste de Irak. / NASSER NASSER AP

El Gobierno de los Estados Unidos sancionó al secretario general de la milicia chií Kata'ib Hizbulá (KH), Ahmad al-Hamidawi, al que acusa de orquestar el ataque de diciembre contra una de las bases militares iraquíes-estadounidenses, lo que desató una ola de violencia que desembocó en el asalto a la embajada norteamericana en Irak.

En una rueda de prensa, el coordinador de la estrategia antiterrorista del Departamento de Estado, Nathan A. Sales, anunció que Washington ha designado a Hamidawi "terrorista global", de manera que quedan congelados todos los bienes que pueda tener en los Estados Unidos y tendrá prohibido hacer transacciones con estadounidenses.

Sanciones económicas

Con este golpe, la Administración de Donald Trump busca aislar económicamente a Hamidawi y excluirlo del sistema financiero internacional, basado en el dólar.

"Al-Hamidawi es el secretario general de Kata'ib Hizbulá, el grupo responsable de numerosos ataques terroristas contra EEUU. y las fuerzas de la coalición en Irak. Eso incluye el ataque del 27 de diciembre de 2019 con cohetes en una base cerca de Kirkuk", aseguró Sales.

Ese ataque contra la base militar K1 de Kirkuk, en el norte de Irak, provocó la muerte de un contratista estadounidense y dejó varios heridos entre los militares de Estados Unidos e Irak que se encontraban en las instalaciones. El contratista que falleció fue la primera víctima mortal causada por el lanzamiento de cohetes contra instalaciones donde hay presencia estadounidense en suelo iraquí.

Ataques de los EEUU

En respuesta a esa primera víctima mortal, el Pentágono atacó posiciones de Kata'ib Hizbulá en Irak y Siria, que causaron la muerte de al menos 25 personas, de acuerdo con las milicias Multitud Popular, integradas principalmente por chiíes.

Dos días después de que Washington atacara posiciones de esas milicias, cientos de simpatizantes y miembros de milicias chiíes reaccionaron al ataque y asaltaron la embajada de los Estados Unidos en Bagdad.

La Administración de Donald Trump considera que la milicia chií Kata'ib Hizbulá es responsable de los ataques que, desde mediados de octubre, tienen como objetivo bases militares e instalaciones gubernamentales donde se encuentra personal estadounidense que apoya al Ejército iraquí. El grupo chií se estructuró entre 2003 y 2007 y, en 2014, comenzó a formar parte de las milicias de Multitud Popular.