30 mar 2020

Ir a contenido

CONFLICTO VENEZOLANO

Tensión en Caracas tras el retorno de Juan Guaidó

Seguidores de Maduro golpearon e insultaron al autoproclamado presidente en el aeropuerto

Guaidó aseguró que los "mecanismos de presión" al Gobierno se acentuarán "por polémicos que sean"

Abel Gilbert

Guaidó pide retomar las protestas en un regreso a Venezuela entre golpes. / CRISTIAN HERNANDEZ / AFP / VÍDEO: EFE

Juan Guaidó no tuvo un retorno a Caracas arropado por las masas que quizá imaginó. Apenas aterrizó escribió en su cuenta de Twitter: "estamos de vuelta" Su llegada al aeropuerto internacional Simón Bolívar estuvo a partir de ese momento marcada por los incidentes que dieron el tono del conflicto político venezolano. 

Personal de Migraciones lo insultó y hasta le retiraron un documento. Al salir, un grupo de enardecidos maduristas le arrojó agua. Guaidó lanzó una risotada mientras dejaba atrás a los protagonistas del "showcito".  Todavía le esperaba ser golpeado por una turba al traspasar la terminal aérea.

Su esposa Fabiana Rosales, varios diputados opositores que acudieron a recibirle y periodistas que reportaban los acontecimientos también fueron blanco de esa ira. "Fascista", le gritaron al legislador que EEUU y otros 54 Gobiernos reconocen como "presidente encargado" de su país.

"Por ahí volvieron a desfilar todos los portavoces, que me iba a meter preso, que me iba a enfrentar a la justicia, claro que me voy a enfrentar, aquí estamos, con la gente", dijo horas después durante su primer y modesto acto en la plaza Bolívar del municipio caraqueño de Chacao. "Los mecanismos de presión solo van a aumentar, por polémicos que sean van a seguir aumentando", auguró también en medio de los aplausos de sus seguidores, en buena parte de clase media y alta. 

El legislador considera a su regreso como una nueva fase de la intensa disputa con el Palacio de Miraflores y Nicolás Maduro. "A todas las fuerzas políticas, a todos los sectores de la vida civil, a toda la familia militar: nunca la dictadura estuvo tan sola. Así que, hoy más que nunca, serán necesarias la unidad, la confianza y la disciplina política. Atentos a los nuevos anuncios", aseguró a su vez en la red social.

Una reciente encuesta de la consultora Delphos revela que un 40% de los venezolanos se identifican como opositores, un 23,4% partidarios del Gobierno y un 36,3% asegura no estar con “ninguno”. Según el sondeo, Guaidó es el principal dirigente político del país, con más de 45% de respaldo.

Gira internacional

El diputado había abandonado el país el pasado 12 de enero. Desde su salida, visitó Colombia, Reino Unido, Francia, España, Canadá y Estados Unidos, donde fue enfáticamente respaldado por Donald Trump. "Tenemos el respeto de todo el mundo. Ahora nos toca la tarea más poderosa, la que nos trajo hasta aquí: unirnos para poder afirmar que la virtud, el honor y la libertad, cubren cada rincón de Venezuela", dijo el presidente de una de las facciones de la Asamblea Nacional (AN, Congreso) antes de embarcarse con destino a Venezuela.

Más allá de la "recepción" madurista de la que fue objeto el legislador, el Gobierno conoce por ahora su límite político: no se en cuentra en condiciones de arrestar a Guadió sobre quien pesaba una prohibición de salir de Venezuela. El dirigente de Voluntad Popular (VP) pondrá a prueba su capacidad de volver a convocar multitudes, un poder que fue mermando con el paso del 2019. "Empieza un nuevo momento que no admitirá retrocesos y que nos necesita a todos haciendo lo que nos toca hacer", señaló a su vez ya en Caracas. 

Promesas y realidades

Su breve alocución enl a acomodada  Chacao trató de insuflar otra vez optimismo entre los opositores que no ven la salida a la crisis. "Falta poco, solo falta echar el resto si nos mantenemos firmes y movilizados. Hago un llamado a todos los sectores, todos a ejercer nuestro derecho". A su vez anunció la creación de un Fondo Venezuela para la recuperación del país."Tenemos el compromiso de varias multilaterales… una vez que inicie la transición".

Mientras Guaidó descendía a Caracas desde los cielos, en otra parte de la ciudad, Maduro ya tenía en la boca sus respuestas al diputado. "La única dictadura que hay en el país es la del proletariado", dijo como si Venezuela fuera la Rusia de 1917 y no una encarnación trasnochada del partido bolchevique. El presidente ha recibido el apoyo de Moscú y Pekin en las últimas horas. Con esas alianzas sobre sus espaldas, informó que el 15 y 16 de febrero se realizarán los Ejercicios Militares Escudo Bolivarianos con la hipótesis de una eventual "invasión" encabezada por fuerzas norteamericanas. Las maniobras, añadió, "ajustarán la capacidad de sus profesionales y sus sistemas de armas de forma integral, unida y desplegada".