11 ago 2020

Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

Los palestinos anuncian la ruptura de relaciones con Israel y EEUU

Abbás argumenta la decisión a partir del plan de paz presentado por Trump

"No pasaré a la Historia por vender Jerusalén", sostiene el dirigente árabe

Ana Alba

El presidente palestino, Mahmud Abbás (centro), durante el encuentro de la Liga Árabe en El Cairo. 

El presidente palestino, Mahmud Abbás (centro), durante el encuentro de la Liga Árabe en El Cairo.  / EFE

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbás, ha anunciado este sábado la suspensión de relaciones, incluida la cooperación en cuestiones de seguridad, con Israel y Estados Unidos, como respuesta a la presentación del plan de paz para Oriente Próximo del presidente estadounidense, Donald Trump, una propuesta totalmente favorable a los israelís.

En un discurso ante representantes de la Liga Árabe, reunidos en El Cairo, la capital egipcia, Abbás ha rechazado de nuevo el plan y lo ha denunciado. Los palestinos solicitaron la reunión de los árabes después de que Trump, de la mano del primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, presentara el plan el martes pasado por la noche en la Casa Blanca, en Washington. 

Para Abbás --que ha advertido en numerosas ocasiones, por otros motivos, que cortaría la coordinación de seguridad con Israel, pero nunca ha acabado aplicando del todo sus amenazas--, la iniciativa de Washington es una "violación de los Acuerdos de Oslo", firmados con Israel (1993 y 1995).

Reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel

Las autoridades palestinas no mantienen contactos oficiales con EEUU desde que Trump reconoció Jerusalén como capital de Israel y posteriormente cerró la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington.

Abbás ha dicho que ya ha transmitido el mensaje del corte de relaciones a Netanyahu y ha pedido a Israel que "asuma sus responsabilidades como potencia ocupante" en los territorios palestinos.

El 'rais' palestino ha afirmado tajantemente que no aceptará nunca la solución propuesta por el plan americano y que no pasará a la historia por "vender Jerusalén" como capital de Israel.  "No voy a grabar [mi nombre] en mi historia y en la de mi patria como el que vendió Jerusalén, porque Jerusalén no es mía sino de todos", ha subrayado Abbás en el comienzo de la reunión en El Cairo.

En el plan de paz diseñado por la Casa Blanca, se reafirma la soberanía de Israel sobre todo Jerusalén, a la que se reconoce como la capital indivisible israelí. 

Trump explicó que los palestinos podrían establecer la capital de su futuro Estado en las afueras orientales de la ciudad, algo que los palestinos rechazan frontalmente y que va en contra del derecho internacional, que reconoce el esta de la ciudad santa como ocupada por Israel.

Violación del derecho internacional

De hecho, prácticamente toto el texto del llamado 'Acuerdo del siglo', que parece diseñado a cuatro manos por Netanyahu y su amigo Donald, viola el derecho internacional.

La iniciativa sienta las bases para la anexión israelí de las colonias judías en Cisjordania, empezando por las agrícolas de la fértil zona palestina ocupada del Valle del Jordán, obliga a los palestinos a desarmarse y renunciar al retorno de los refugiados para obtener algo similar a un mini Estado.

El retorno de los refugiados palestinos expulsados de sus tierras entre finales de 1947 y 1949 es un derecho reconocido por resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Abbás, que según medios israelís habló por teléfono el martes por la noche con Trump, una vez presentado el plan en Washington, ha asegurado que no ha respondido a ninguna de las llamadas ni mensajes de Trump. "Sé que los hubiera utilizado para decir que nos había consultado [sobre el plan]", ha argumentado.

Rechazo palestino de EEUU como mediador

El presidente palestino ha dejado muy claro que ni él ni su pueblo aceptarán a EEUU como único mediador para negociar con Israel sino que acudirán a la ONU o a otras organizaciones mundiales para presentar su posición.

Ni EEUU ni Israel han comentado oficialmente las declaraciones de Abbás, que ha recalcado que los palestinos siguen comprometidos para acabar con la ocupación israelí y establecer su Estado en las fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días, de junio de 1967, cuando Israel ocupó los territorios palestinos (incluida Jerusalén este), una parte de los Altos del Golán sirios y la península del Sinaí egipcia.

El jefe de la Liga Árabe, Ahmed Abul-Gheit, ha indicado en la reunión de urgencia en El Cairo que la propuesta de Trump ha revelado un "giro brusco" en la política exterior estadounidense con respecto al conflicto israelí-palestino. "Este giro no ayuda a lograr la paz ni una solución justa", ha asegurado Abul-Gheit, que ha llamado a israelís y palestinos a negociar para llegar a una "solución satisfactoria para ambos".

Los embajadores de los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Omán asistieron a la presentación del plan en Washington, en una señal tácita de apoyo a la iniciativa estadounidense. Arabia Saudí y Egipto, aliados de EEUU, han mostrado su "aprecio a los esfuerzos del presidente Trump" y han pedido nuevas negociaciones sin comentar el contenido del plan.

Egipto insta a estudiar el plan de paz

Egipto ha instado en una declaración a israelís y palestinos a "estudiar cuidadosamente" el plan y a favorecer una solución que restablezca todos los "derechos legítimos" del pueblo palestino mediante el establecimiento de un "Estado independiente y soberano en los territorios palestinos ocupados". No obstante, la declaración egipcia no menciona Jerusalén como capital del futuro estado palestino.

Egipto y Jordania son los únicos países árabes que han firmado la paz con Israel. Los jordanos han advertido contra cualquier "anexión israelí de tierras palestinas" y han reafirmado su compromiso con la creación de un Estado palestino en las fronteras de 1967.