17 feb 2020

Ir a contenido

'IMPEACHMENT'

La defensa de Trump presenta su juicio como un intento de revertir las elecciones

Los abogados del presidente niegan que cometiera irregularidad alguna en Ucrania

Ricardo Mir de Francia

El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, durante su intervención este sábado en el juicio político a Trump en el Senado.

El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, durante su intervención este sábado en el juicio político a Trump en el Senado. / AP

La narrativa presentada por la acusación es selectiva y no hace justicia a los hechos. Las pruebas no alcanzan el umbral de la culpabilidad. Y el juicio al presidente de EEUU no es más que una "peligrosa" estratagema para subvertir el veredicto de las urnas. Esos son a grandes trazos los argumentos que expusieron los abogados de Donald Trump durante la primera jornada del juicio dedicada a escuchar los alegatos de la defensa. Sus letrados plantearon una agresiva estrategia para tratar de desmontar las minuciosas acusaciones esgrimidas por los demócratas en los tres últimos días por las maniobras de Trump para obligar a Ucrania a investigar a sus rivales políticos, una estrategia que no niega los hechos, pero sí los motivos por los que se produjeron. "El presidente no hizo nada malo. Siempre actuó de acuerdo a nuestro interés nacional", dijo el abogado Pat Cipollone.

La sesión fue de largo la más breve de las cinco celebradas hasta ahora. Duró únicamente dos horas, de las 24 con las que cuenta la defensa para plantear su caso, porque Trump se había quejado de que los sábados son malos para las audiencias televisivas. "Son el valle de la muerte", dijo al inicio de otro atracón tuitero en el que se despachó insultando a los principales fiscales y líderes demócratas, a los que llamó "mentirosos", "tramposos", "lloricas", "radicales" y "más tontos que una piedra". Aunque el presidente, no asiste al juicio, su narrativa de los últimos meses, impregnó el discurso de sus abogados, que presentaron el 'impeachment' como "un abuso de poder" de los demócratas para "revertir el resultado electoral e interferir en las (próximas) elecciones".