19 feb 2020

Ir a contenido

CRISIS EN BUCKINGHAM

Isabel II deja a Enrique y Meghan sin tres millones de euros al año

Los duques de Sussex deberán pagar a partir de ahora el alquiler de su residencia en Windsor: 15.000 euros al mes

La fortuna personal de la pareja asciende a 40 millones de euros, según los medios británicos

BEGOÑA ARCE

La imagen de los duques de Sussex en una tienda de recuerdos de Londres, ayer.

La imagen de los duques de Sussex en una tienda de recuerdos de Londres, ayer. / REUTERS Henry Nicholls

La independencia tiene un precio. En el caso del príncipe Enrique y Meghan Markle será alto. Adiós, al dinero público. Adiós, a varios títulos y privilegios. En el comunicado emitido el sábado por el Palacio de Buckingham, Isabel II impone sus reglas a los duques de Sussex. La pareja había pedido "un periodo de transición" después de anunciar la renuncia a sus obligaciones como miembros de la familia real. La reina ha respondido con un corte drástico.  

Portadas de la prensa británica dedicadas a los duqes de Sussex / AP Photo Frank Augstein))

 A partir de esta primavera se acabó el vivir de fondos públicos. El príncipe Enrique perderá unos tres millones de euros al año que recibía del presupuesto del Estado, administrado por la reina. Ese dinero, el llamado Sovering Grant, es la partida que el Gobierno dedica al mantenimiento de la monarquía. La soberana distribuye una parte entre los principales miembros de la familia, para cubrir sus actividades en nombre de la Corona.

Las polémicas reformas

De esa contribución pública, que en el último ejercicio alcanzó los 95 millones de euros, se pagaron las reformas de Frogmore Cottage, la nueva residencia en Windsor de los duques de Sussex.  Las obras costaron 2,8 millones de euros y provocaron una gran controversia. Enrique y Meghan van devolver ese dinero, aunque no se especificado cuándo.

La casa, en la que apenas han vivido unos meses, está cerrada y el personal que la atendía ha sido recolocado en otros puestos. De momento la pareja la seguirá manteniendo como su residencia familiar en el Reino Unido, aunque deberá pagar el alquiler, que puede alcanzar fácilmente los 15.000 euros mensuales.
 
Enrique y Meghan podrán negociar acuerdos comerciales, aunque estos deben ser "respetuosos" con la reina. El príncipe ya ha acordado el participar en un documental para Apple TV sobre salud mental con Oprah Winfrey.  Meghan pondrá voz a un film de Disney, a cambio de un donativo para una organización de conservación del planeta.

Apoyo financieron del príncipe Carlos

A pesar de la ruptura, la pareja seguirá recibiendo una cantidad no desvelada, (pero sin duda millonaria), "de apoyo financiero privado" por parte del príncipe Carlos. Para evitar controversias, ese dinero, podría no proceder del Ducado de Cornualles, establecido en 1337 para mantener la independencia económica del Príncipe de Gales.

De acuerdo con los medios británicos la fortuna personal Enrique y Meghan asciende a unos 40 millones de euros y nadie duda  su potencial como royal rock stars de conseguir sustanciales ingresos con sus futuras actividades profesionales.  
 
De momento el matrimonio, que aún no ha decidido si vivirá en Toronto o Vancouver, conserva un servicio de seguridad permanente, otra factura millonaria, que puede elevarse aún más por hecho de vivir entre Canadá y el Reino Unido.

La solución final sobre este capítulo está por decidir. En el futuro, la pareja podría participar, junto al resto de la familia real, en eventos como el Trooping the Colour, bodas y funerales, pero no podrán utilizar el título de "Su Alteza Real". Enrique verá desaparecer también sus títulos militares honoríficos.