28 oct 2020

Ir a contenido

REFORMA CONFLICTIVA

La reforma de los pensiones: de 42 regímenes distintos a un sistema universal por puntos

Macron promete eliminar los 42 regímenes de jubilación distintos e instalar un sistema universal con los mismos derechos a todo el mundo por euro cotizado

Los funcionarios o los trabajadores del transporte serán los más perjudicados por la reforma, aún en la fase de concertación

Eva Cantón

Una manifestante contra la reforma de las pensiones, en Marsella.

Una manifestante contra la reforma de las pensiones, en Marsella. / AFP

Durante la campaña electoral, Emmanuel Macron prometió un sistema universal de jubilación donde un euro cotizado diera los mismos derechos a todo el mundo. También se comprometió a no modificar la edad legal de jubilación (62 años) y a mantener el nivel de las pensiones.

En Francia existen 42 regímenes de jubilación, con sus especificidades y administrados de manera independiente. El resultado es que los jubilados que han cotizado a distintos fondos cobran varias pensiones de diferentes organismos. Crear un sistema universal simplificaría las cosas y aplicaría las mismas reglas para todos.

La fórmula propuesta por el Gobierno es convertir las cotizaciones en puntos, de manera que estos se acumulen a lo largo de la carrera y sirvan de base para calcular la pensión. Nunca se ha barajado un sistema por capitalización en el que los ahorros del trabajador financien su jubilación futura.

La reforma seguirá basándose en un sistema de reparto y tendrá ganadores y perdedores. Entre los primeros, según los cálculos del diario ‘Le Monde’, los activos con carreras interrumpidas o periodos de actividad cortos, como las mujeres o los estudiantes que trabajan unas horas a la semana. Entre los segundos, los funcionarios y los beneficiarios de los regímenes especiales, como los trabajadores de la empresa estatal del ferrocarril (SNCF) o de transportes de Paris (RATP).

Pensión medida de 1.422 euros

Según la Dirección de investigación, estudios, evaluación y estadísticas (Drees), en 2017 la pensión media de los franceses era de 1.422 euros brutos mensuales. Pero el sistema, en un contexto de envejecimiento progresivo de la población, es deficitario (2.900 millones de euros, el 0,1% del PIB en 2018) y el Consejo de Orientación para la jubilación (COR) alerta de que el agujero podría ser de entre 7.900 y 17.200 millones de euros en 2025.

El texto de la reforma no es definitivo y el Gobierno deja la puerta abierta a posponer su aplicación, según el diario económico 'Les Echos'. Si hasta ahora barajaba una entrada en vigor en 2025, esta fecha podría retrasarse diez años. Es decir, que el nuevo sistema se aplicaría a los nacidos después de 1973.

Riesgos 

Mientras uno de los sindicatos convocantes de la huelga, la CGT denuncia que Macron ha decidido "destruir por pura ideología uno de los mejores sistemas de pensiones del mundo" y cuestionar el "principio de solidaridad" en el que se basa la protección social, algunos expertos consideran que si el sistema no se reforma corre el riesgo de hundirse.

"El régimen actual no está adaptado a la realidad del trabajo del siglo XXI. Si la gente desconfía y decide ir hacia una capitalización, todo el sistema de pensiones se hundirá. Hay que reformarlo para hacerlo justo y fiable para todos", sostiene Anne Marie Guillemard, profesora emérita de la Universidad de París.