01 oct 2020

Ir a contenido

TENSIÓN POLÍTICA EN EEUU

Tres constitucionalistas dicen que las acciones de Trump cumplen las bases para el 'impeachment'

Las vistas en el Comité Judicial arrancan con la tensión partidista disparada

Un cuarto experto llamado por los republicanos ve el caso "chapucero y prematuro"

Idoya Noain

El comité judicial de la Cámara de Representantes de EEUU, este miércoles, en la primera sesión sobre el ’impeachment’.

El comité judicial de la Cámara de Representantes de EEUU, este miércoles, en la primera sesión sobre el ’impeachment’. / SAUL LOEB (AFP)

La segunda fase de la investigación del 'impeachment' al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha arrancado este miércoles en el Comité Judicial de la Cámara Baja con los testimonios de cuatro expertos en la Constitución y las tensiones partidistas, ya elevadas desde que se inició el proceso, disparadas.

Controlado por la mayoría demócrata, con 24 miembros frente a 17 republicanos, el Comité Judicial debe determinar si las acciones de Trump, acusado por el Comité de Inteligencia de presionar a su homólogo de Ucrania para que anunciara investigaciones que le beneficiaban políticamente y de obstruir las pesquisas del Congreso, cumplen las bases constitucionales para que sea sometido a un juicio político. Y en su primera sesión, en una discusión histórica y académica pero también vigorosamente actual y política, se han delineado cuáles pueden ser los cargos.

Soborno, abuso y obstrucción

Los tres académicos convocados por los demócratas (Noah Feldman de HarvardPamela Karlan de Stanford y Michael Gerhardt de la Universidad de Carolina del Norte) han coincidido en que las acciones de Trump representan "abuso de poder" y son "delitos y faltas" que la Constitución marca como motivo de 'impeachment' y destitución. Con sus declaraciones han apuntalado también la idea de que el presidente podría enfrentar cargos por obstrucción al Congreso y a la Justicia.

"La información recopilada hasta ahora muestra que el presidente ha cometido varias ofensas dignas de 'impeachment', incluyendo sobornoabuso de poder, solicitar un favor personal de un líder político extranjero para beneficiar su campaña política, obstruir al Congreso y obstruir a la Justicia", ha dicho, por ejemplo, Gerhardt. 

La versión disidente ha llegado del experto convocado por los republicanos, el profesor de la Universidad George Washington Jonathan Turley, que ha dicho que faltan pruebas y ha llegado a declarar el caso como "chapucero y prematuro", augurando que puede “desmoronarse en un juicio en el Senado”, donde los republicanos tienen 53 de los 100 escaños y harían falta 67 votos para condenar a Trump.

Maniobras y alertas

La sesión ha estado salpicada de fallidas maniobras de la minoría republicana para intentar, por ejemplo, llamar a testificar al analista de inteligencia que disparó la alerta sobre la llamada del 25 de julio de Trump con Volodímir Zelenski. Y pese a los interrogatorios de los conservadores cuestionando todo el proceso, los demócratas han conseguido que sus expertos lanzaran numerosas alertas sobre su necesidad.“Si no podemos juzgar a un presidente que abusa su cargo para su beneficio personal ya no vivimos en una democracia, vivimos en una monarquía o bajo una dictadura”, ha alertado Feldman.