Ir a contenido

Andrés, el 'príncipe apestado'

El hijo de Isabel II está en el punto de mira del FBI por el 'caso Esptein'

El duque de York se caracteriza por su vida de 'playboy' multimillonario

Begoña Arce

El príncipe Andrés, duque de York, en un desfile en el 2015.

El príncipe Andrés, duque de York, en un desfile en el 2015. / JUSTIN TALLIS (AFP)

La retirada del príncipe Andrés de la vida pública no es el punto final al escándalo en la familia real británica. La presión aumenta para que el duque de York hable "sin condiciones ni retrasos" con los investigadores estadounidenses del 'caso Epstein'. Gloria Allred, la abogada de algunas de las víctimas del pedófilo multimillonario, volvió a pedirlo tras el comunicado del príncipe abandonando sus funciones reales.

Allerd tiene sobrada experiencia en la materia. Ha representado a mujeres que han acusado de abusos a personajes como el presidente Donald Trump, el cómico Bill Cosby o el productor cinematográfico Harvey Weinstein. Otra abogada estadounidense, Lisa Bloom, prepara el envío de documentos al Reino Unido, requiriendo que el hijo de la reina declare bajo juramento sobre su relación con Jeffrey Epstein. El convicto fue hallado ahorcado en su celda este verano.

Proxenetismo

El FBI investiga a una figura clave en el escándalo, Ghislaine Maxwell, exnovia de Epstein y amiga de Andrés desde los tiempos de la universidad. La mujer inglesa reside en Estados Unidos desde hace muchos años y es hija del que fuera magnate de la prensa caído en desgracia Robert Maxwell, muerto en extrañas circunstancias cuando estaba a punto de ir a la cárcel.

Ella fue quien presentó Epstein al príncipe. Maxwell es sospechosa de proxenetismo. Una alcahueta de la jet set encargada de proporcionar chicas jóvenes, algunas menores de edad, al pederasta. En su poder estaría la lista de altas personalidades que frecuentaban las propiedades del desaparecido.    

Tren de vida millonario

Isabel II y el príncipe Carlos tomaron conjuntamente la decisión de apartar a Andrés para tratar de frenar la virulenta reacción de la opinión pública y los medios de comunicación tras la entrevista difundida el sábado en la BBC. Quien ha pasado a ser en algunos diarios el 'príncipe apestado' y el 'príncipe paria' se queda sin 'sueldo'. Dejará de percibir el equivalente de 290.000 euros anuales que tenía asignados por sus funciones en nombre de la Corona.

Andrés de Inglaterra dejará de percibir 290.000 euros anuales que tenía asignados como miembro de la Corona 

En teoría, sus ingresos se reducen ahora a la pensión por el servicio en la Marina Real, equivalente a 23.300 euros anuales. Una miseria para quien siempre ha llevado un tren de vida millonario, con frecuentes vacaciones en yates de lujo, esquí en los mejores resorts y partidas de golf en lugares paradisiacos. El apodo de 'Air Miles Andy' se debe a su afición por los viajes.

Las cuentas nunca han cuadrado con el octavo miembro en la línea de sucesión al trono. "Es un misterio de qué vive y de dónde viene el dinero", afirma David McClure, autor de Royal Legacy sobre la familia real.  Andrew comparte con su exmujer, Sarah Ferguson, el Royal Lodge en Windsor, la residencia real cuya puesta a punto costó en torno a 75 millones de libras (87 millones de euros).

La pareja se trasladó allí tras su divorcio y tras vender Sunninghill Park, la casa que Isabel II les regaló para su boda. Nunca ha quedado claro por qué fue adquirida en el 2007 por el hijo del presidente de Kazajistán por 15 millones de libras (17,5 millones de euros), tres más del precio pedido. La pareja también compró, ya divorciada, un chalet de esquí en Suiza, por un valor de 13 millones de libras. Sarah Ferguson incluso pensó en pedir la nacionalidad de ese país.

Tráfico de influencias

La duquesa de York ha tenido frecuentes problemas financieros y sigue en estrecho contacto con su exmarido. Hace nueve años fue filmada de manera encubierta por un periodista que se hacía pasar por empresario ofreciéndole el acceso al príncipe, a cambio de medio millón de libras. Andrés era por entonces Representante Especial para el Comercio e Inversiones Internacionales del Reino Unidoe', cargo que dejó en el 2011, después de 10 años, por las críticas tras el escándalo y la relación con Epstein. Del pederasta desaparecido se ha sabido que Sarah aceptó 15.000 libras para pagar deudas.

La mala reputación del príncipe viene de lejos. Durante muchos años "Randy Andy” (Andy el cachondo), llevó una vida de playboy internacional, con modelos y juergas en los cinco continentes. A los 59 años, la fiesta ha terminado.