Ir a contenido

EJECUTIVO COMUNITARIO

El Parlamento Europeo tumba a la candidata a comisaria de Macron

Sylvie Goulard no convence con sus explicaciones sobre qué haría si fuese imputada en una investigación que tiene abierta en Francia

La decisión complica aún más la toma de posesión de la nueva Comisión Europea que presidirá la alemana Ursula von der Leyen

Silvia Martinez

Sylvie Goulard, este jueves, durante su comparecencia en el Parlamento Europeo.

Sylvie Goulard, este jueves, durante su comparecencia en el Parlamento Europeo. / OLIVIER HOSLET (EFE)

Sylvie Goulard, la candidata del presidente francés Emmanuel Macron a la Comisión Europea, no se sentará en el nuevo colegio de comisarios que dirigirá la presidenta electa, la alemana Ursula von der Leyen. Las comisiones de mercado interior e industria del Parlamento Europeo han rechazado por aplastante mayoría su candidatura en una votación secreta que supone una humillante derrota para la ex vicegobernadora del Banco de Francia y ex eurodiputada pero, sobre todo, una dura venganza contra el dirigente galo que la nominó. 

De los 112 eurodiputados presentes en la votación, 89 se han pronunciado en su contra, 1 se ha abstenido y solo 29 han votado a favor lo que significa que la francesa solo ha logrado arañar una docena de votos al margen de los 17 de los que disponía el grupo liberal Renovar Europa. “Tomo nota de la decisión del Parlamento Europeo en respeto de la democracia. Agradezco al presidente de la república y a Ursula von der Leyen su confianza en mí y a todos los diputados que han votado a mi favor”, se ha limitado a declarar la protagonista.

En su contra ha pesado el salario adicional de 10.000 euros como consultora para el think tank estadounidense Berggruen y las dos investigaciones que tiene en marcha. La primera por parte de la justicia francesa y la segunda de la oficina europea de lucha contra el fraude (OLAF) por las irregularidades en el uso de fondos de la Eurocámara para gasto en asistentes. “Si tienes una sentencia en tu contra tienes que dimitir pero entre tanto está la presunción de inocencia que es un derecho fundamental”, se ha vuelto a defender este jueves durante la segunda audiencia oral convocada por la Eurocámara sin comprometerse a hacerlo en caso de ser inculpada. 

Críticas generalizadas

El resultado del voto confirma que sus argumentos y explicaciones no han despejado las dudas de la mayoría de los grupos sobre sus posibles conflictos de interés y su integridad política. “Encarna el dinero que prima sobre la ética. No es aceptable que tocara 10.000 euros al mes, además de su remuneración como eurodiputada, de parte de un think tank”, ha reprobado la eurodiputada de Francia Insumisa, Manon Aubry, sobre el sueldo extra que se sacó como consultora cuando ya era eurodiputada. "Lo que se ha visto es que no pasa por los filtros de los mínimos que se le deben exigir a una persona que aspire a un puesto de este nivel", ha coincidido Sira Rego, de Izquierda Unida.

“¿No era adecuada para ser ministra en el Gobierno francés pero sí para ser comisaria europea? Esto va de integridad de las instituciones europeas y el PPE y otros grupos se lo han tomado muy en serio”, ha valorado la eurodiputada del PPE, Esther De Lange, sobre una de las candidatas a comisaria que estaba llamada a convertirse en uno de los pesos pesados del nuevo equipo de gobierno de von der Leyen con responsabilidades muy importantes como mercado interior e industria de la defensa.

Macron culpa a von der Leyen

El resultado se ve, sin embargo, en Bruselas como una revancha contra el presidente francés que en la cumbre sobre el reparto de los altos cargos logró imponer su opinión y hundir el proceso de los spitzenkandidaten al imponer una presidenta de la Comisión Europea que no estaba en la terna de candidatos que hicieron campaña en las elecciones al Parlamento Europeo. "Muchos eurodiputados se quejan de que raramente un presidente de la República había intervenido tanto en un proceso vinculado al Parlamento Europeo y esto ha consolidado la oposición a Sylvie Goulard", ha valorado el ecologista Yannick Jadot. "Es una mujer competente pero ha llegado con dos handicap. Es incomprensible que Macron haya optado por debilitar la posición de Francia en las instituciones europeas", ha insistido.

La lectura de Macron es muy distinta. El presidente francés ha replicado desde Lyon que a él lo que le importaba era la cartera asignada a Francia, que le ofreció tres nombres de tres posibles candidatos a von der Leyen y que fue la alemana quien escogió el de Sylvie Goulard, con quien ya había trabajado cuando ambas eran ministras de defensa, tras hablar con los presidentes de los tres grandes grupos de la Eurocámara -PPE, Socialistas y Liberales- y a pesar de su advertencia de que estaba siendo investigada. "Yo luché por una cartera. Presenté tres nombres. Me dijeron, este es formidable. Hace falta que me lo expliquen", ha insistido culpando directamente del fracaso a la presidenta electa de la Comisión.

Tres candidatos vetados

El rechazo a Goulard eleva a tres el número de candidatos que han sido tumbados por el Parlamento Europeo, uno por cada una de los tres grandes grupos políticos del Europarlamento. Los dos primeros, la socialista rumana Rovana Plumb (S&D) y el conservador húngaro Laszlo Trocsanyi (PPE), cayeron en la primera etapa del procedimiento, en el examen previo de la comisión de asuntos jurídicos, que concluyó que no eran aptos para el cargo por existir conflicto de interés. 

La decisión de este jueves pone de manifiesto que además de Hungría y Rumanía también Francia tendrán que presentar un nuevo candidato lo que podría complicar la toma de posesión de la nueva Comisión Europea. Según el calendario previsto, el pleno del Parlamento Europeo debería pronunciarse sobre el conjunto de los comisarios el próximo 23 de octubre, a tiempo para tomar posesión el 1 de noviembre.