Ir a contenido

Salud pública

Una misteriosa enfermedad vinculada al vapeo afecta a 530 personas en los EEUU

El uso de cigarrillos electrónicos se ha convertido en un riesgo mayor y las autoridades estadounidenses investigan las causas de este mal

El Periódico

Una persona fumando con un cigarrillo electrónico.

Una persona fumando con un cigarrillo electrónico. / Reuters

Al menos 530 personas en los EEUU han desarrollado una misteriosa enfermedad pulmonar vinculada con el vapeo, según una investigación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) citada por medios locales.

Según el diario The Washington Post, la FDA ha iniciado una investigación sobre el uso de los cigarros electrónicos, paralela a la de salud pública liderada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EEUU (CDC, en inglés).

No obstante, de momento se desconoce la causa de la enfermedad, de la cual se tienen registros en 38 estados y los casos reportados, tenían como antecedente de uso de cigarrillo electrónico o de vapeo, según los funcionarios.

Usan nicotina y THC

El informe periodístico apuntó que los datos iniciales mostraban que muchas personas tenían un historial de uso cigarrillo electrónico con productos como el tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo de la marihuana. Otras, añade el Post, dijeron haber usado tanto nicotina como THC, unas solo nicotina, mientras que algunas admitieron haber recurrido al mercado negro o a productos ilícitos del THC.

De acuerdo con el diario, expertos de la industria de la marihuana han advertido de que en el mercado negro, se emplean sustancias para espesar el aceite de THC, entre ellas un derivado conocido como acetato de vitamina E. Sin embargo, los investigadores no han identificado algún producto o sustancia como responsable subyacente de la enfermedad, aunque sospechan de alguna forma de exposición química.

Investigan cadenas de suministros

El director del Centro de Productos de Tabaco de la FDA, Mitch Zeller, aclaró, citado por el Post, que la investigación busca perseguir la "cadena de suministro" y no a los consumidores, al tiempo que se mostró alarmado por el uso de "productos que contienen THC".

El pasado 6 de septiembre, las autoridades estadounidenses informaron de la muerte de cinco personas -tres de ellas ese mismo día- como consecuencia de los cigarrillos electrónicos. Esta semana, funcionarios de salud en California informaron de que las muertes han aumentado a siete. Según los CDC, la nicotina, tanto en los cigarrillos habituales como en los electrónicos, es adictiva.