Ir a contenido

BOMBARDEO CON DRONES

Un ataque contra la mayor refinería saudí amenaza con encarecer el precio del crudo

Riad explica que la producción de petróleo en el país árabe se ha reducido a la mitad tras el suceso

El Gobierno de Irán desmiente las acusaciones de Estados Unidos, que les señala por el atentado

Adrià Rocha Cutiller

Imágenes de Al Arabiya del ataque a refinerías de Arabia Saudí.

Imágenes de Al Arabiya del ataque a refinerías de Arabia Saudí. / AP / AL ARABIYA

Han bastado diez drones caseros pero armados y utilizados en un ataque coordinado contra dos refinerías de crudo para poner en jaque a un país entero, Arabia Saudí, el mayor productor de petróleo del mundo con un 10% del total. O eso es al menos lo que se sostiene desde Riad. 

Los sitios atacados, de hecho, eran dos de las refinerías más grandes del mundo. No ha habido ningún muerto ni herido y el fuego ya ha sido controlado, según las autoridades saudís, pero las consecuencias de este ataque podrían ir mucho más allá. "Hemos empezado ya a trabajar para restablecer la producción y daremos más información en 48 horas", ha explicado Amin Nasser, el presidente de Aramco, la empresa pública saudí encargada del crudo, 

Hay más problemas: tras la ofensiva con drones, las autoridades de Arabia Saudí han reducido a la mitad su producción de petróleo. Si fuese otro país no habría mucha incidencia, pero que sea Riad la que baje su producción a un 50% menos hace que broten las especulaciones sobre subidas del precio del crudo.

El ministro de Energía saudí, Abdulaziz Bin Salmán, explicó que la reducción, "de carácter temporal", había llegado a Arabia a reducir su producción diaria a unos 5,7 millones de barriles diarios, y que esta reducción se supliría con el uso de las reservas petróleo del país.

"[Una de las dos refinerías atacadas] Es probablemente la instalación más crucial del mundo para suministro de petróleo. Los precios saltarán tras este ataque", ha dicho a la agencia Reuters Jason Bordoff, experto en comercio de crudo mundial de la Universidad de Columbia, en EEUU.

Desde Yemen

Los drones, según reconocieron sus propios productores, los lanzaron los rebeldes hutís de Yemen, que llevan luchando desde el 2014 contra una coalición internacional liderada por Arabia Saudí, que tiene a Yemen, país vecino, en un bloqueo total denunciado en varias ocasiones por Naciones Unidas.

Este ataque con drones ha sido el primero, pero los hutís avisan: "Prometemos al regimen saudí que nuestras operaciones se expandirán y serán más dolorosas mientras su agresión y acoso continúen", ha dicho este domingo un portavoz del grupo rebelde, aliado de Irán.

El Ministerio de Asuntos Exteriores persa ha negado la implicación de su país en los ataques tras las acusaciones de Estados Unidos, que ha calficado de "sin sentido". El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusara a Irán de los ataques y aseguró que "no hay evidencias" que sugieran que esa ofensiva fuera lanzada desde el Yemen.

Las reservas de EEUU, disponibles

Por otro lado, el Gobierno de EEUU, ha anunciado que sus reservas de petróleo de emergencia podrán ser usadas, si es necesario, para garantizar el suministro mundial, impactado por los recientes ataques contra refinerías saudíes.

La portavoz del Departamento de Energía, Shaylyn Hynes, aseguró a Efe que EEUU "está preparado para utilizar sus reservas estratégicas de petróleo si resulta necesario con el fin de compensar cualquier interrupción en los mercados petroleros como resultado del acto de agresión" en Arabia Saudí.