Ir a contenido

decisión judicial

Airbus y Air France no serán juzgados por el accidente del vuelo Río-París que causó 228 muertos

La asociación de familiares de víctimas recurrirá la decisión al entender que se insulta la memoria de los fallecidos

Eva Cantón

Foto de archivo del 3 de junio del 2009 de familiares y trabajadores de Air France en la ceremonia oficiada por las víctimas en la catedral de Notre Dame, en París.

Foto de archivo del 3 de junio del 2009 de familiares y trabajadores de Air France en la ceremonia oficiada por las víctimas en la catedral de Notre Dame, en París. / AFP / BOB EDME

La mayor catástrofe de la historia de Air France podría no tener ningún responsable judicial –ni la compañía aérea ni el constructor Airbus-después de que los jueces instructores de un caso que ha requerido diez años de investigación hayan dictaminado un sobreseimiento general.

El 1 de junio de 2009, el vuelo AF447 que cubría la ruta Río de Janeiro-París, se desplomó en el Océano Atlántico con 228 personas a bordo. El origen del accidente fue la congelación de los sensores situados en el exterior del aparato, un Airbus A330, que provocó un desajuste en los indicadores de velocidad y desorientó a los pilotos.

Tras el siniestro, Airbus modificó estos sensores -llamados sondas Pitot- que se convirtieron en el eje de una larga batalla judicial entre el constructor y la compañía aérea y que ha dado lugar a una multiplicación de informes de expertos para determinar la responsabilidad de cada uno. Mientras Airbus insiste en que el fallo fue de la tripulación, los sindicatos de pilotos, Air France y las familias de las víctimas se niegan a que el constructor no asuma su parte de culpa.

Las dos empresas fueron imputadas en el 2011 por homicidio involuntario y el Ministerio fiscal acusó el pasado 12 de julio a la compañía aérea de “negligencia e imprudencia” al no haber dado a los pilotos información suficiente para actuar correctamente si las sondas presentaban alguna anomalía, como fue el caso.

Los jueces de instrucción, en cambio, alegaron que el accidente se debió a “una conjunción de elementos que nunca se había producido y que evidenciaron peligros no observados antes de este accidente”.

Intereses económicos

En opinión de los magistrados, de las investigaciones orientadas a imputar a la compañía o al constructor una responsabilidad indirecta no se deduce que cometieran una infracción relacionada con los errores de pilotaje.

Pero la Asociación 'AF447 Entraide et Solidarité', una de las principales agrupaciones de familiares de víctimas, cree que la decisión es “muy contestable”. “¿Cómo no vamos a pensar que esta decisión está guiada por intereses económicos superiores a los de la justicia?”, se preguntan en un comunicado. Los abogados han anunciado que presentarán un recurso.

Temas: Francia