Ir a contenido

CAMBIOS EN LA CÚPULA DE LA UE

El primer reto de Von der Leyen: un equipo con paridad de género

Pese a la intención de la nueva presidenta de la Comisión Europea, hasta el momento solo 5 países han designado a una mujer

Los gobiernos tienen hasta el 31 de agosto para presentar sus candidaturas, dar tiempo a la alemana a diseñar y preparar su equipo

Silvia Martinez

Ursula von der Leyen (izquierda) y su sucesora como ministra de Defensa en Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer, pasan revista a la Guardia de Honor en Berlín. 

Ursula von der Leyen (izquierda) y su sucesora como ministra de Defensa en Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer, pasan revista a la Guardia de Honor en Berlín.  / WOLFGANG KUMM (AP)

La primera gran batalla que tendrá sobre la mesa este verano la presidenta electa de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, será conseguir que los gobiernos de la UE se comprometan con la igualdad de género y designen más candidatas al Ejecutivo comunitario. La exministra de Defensa, que asumirá el cargo el 1 de noviembre, quiere un colegio paritario, formado por la mitad de hombres y la mitad mujeres, lo que significa –si se retira de la ecuación al Reino Unido por el brexit--  que deberá lograr que los gobiernos nominen al menos a 13 mujeres

"Desde 1958 ha habido 183 comisarios. Solo 35 eran mujeres. Es menos del 20%. Representamos a la mitad de la población y queremos nuestra representación justa", avisaba el pasado martes ante el pleno del Parlamento Europeo horas antes de ser aprobada por un ajustado margen de 9 votos. Su mensaje es meridianamente claro y algunas capitales no han necesitado escucharlo para responder positivamente. 

Es el caso de Finlandia que, por primera vez en 25 años, ha propuesto a una mujer: su ex ministra de Hacienda y exviceprimera ministra, la socialista Jutta Urpilanen. También la vecina Estonia ha designado a su exministra de Economía e Infraestructuras Kadri Simson, lo mismo que Dinamarca que mantiene a la actual responsable de Competencia, Margrethe Vestager, que ocupará además una de las vicepresidencias del nuevo Ejecutivo y ya ha avanzando que no le importaría repetir en la misma importante cartera. "Me gustaría continuar. Estoy muy feliz con mi trabajo", ha asegurado este jueves.

El quinto país en proponer una mujer, además de Alemania, Finlandia, Estonia y Dinamarca, ha sido hasta ahora Bulgaria que mantiene también a su actual comisaria, Mariya Gabriel. Pero, de momento, ahí se termina todo el equilibrio de género. El grueso de los países que han anunciado oficialmente la elección de representante han optado por un hombre como ya hicieron hace cinco años con el equipo de Jean-Claude Juncker, que ha estado formado por 9 mujeres y 19 hombres.

Continuismo

Además de Frans Timmermans (Holanda), hay otros cuatro comisarios salientes que aspiran a seguir ocupando una silla en el piso noble del Berlaymont, la sede del Ejecutivo comunitario: Valdis Domvrovskis (Letonia), Phil Hogan (Irlanda), Johannes Hahn (Austria) y Maros Sefcovic (Eslovaquia). También han optado por un hombre Luxemburgo (Nicolas Schmidt) y Hungría (Laszlo Tocsanyi), lo mismo que Eslovenia Grecia que han elegido a dos grandes conocedores de los entresijos de la política comunitaria. Los eslovenos, a su embajador ante la UE, Janez Lenarcic, y los griegos al actual portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis SchinasEspaña, por su parte, ha elegido al ministro de exteriores, Josep Borrell, designado además como alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común de la UE.

Otros países que no han formalizado ninguna candidatura también barajan nominar mujeres. Es el caso de Suecia, Malta y Croacia, que podría enviar una lista con dos nombres tal y como ha pedido Von der Leyen. También la República checa podría optar por mantener a su actual comisaria Vera Jourova mientras que en otros países la decisión se presenta más complicada, como ocurre con Bélgica, que tiene un gobierno en funciones.

Francia no desvela sus cartas

Entre los grandes países que no han movido ficha están Francia e Italia. En el caso italiano circulan rumores tanto sobre un hombre como sobre una mujer: la ministra de Administraciones Públicas, Giulia Bongiorno, y el secretario del Consejo de ministros y opción de la Liga NorteGiancarlo Giorgetti, quien, sin embargo, según el diario 'La Repubblica', habría renunciado a ser comisario de la Competencia. El Gobierno francés, mientras tanto, no ha desvelado sus cartas. "No puedo decir a quién vamos a proponer pero apoyamos a Von der Leyen en su objetivo. Creo que podemos encontrar 14 mujeres buenas, motivadas y europeas para ser comisarias", ha indicado la ministra de asuntos europeos, Amelie de Montchalin

El Consejo ha pedido a los gobiernos que presenten las candidaturas a más tardar antes del 31 de agosto, para dar tiempo a Von der Leyen a componer su equipo, pero el puzzle se presenta complicado y el reparto de carteras dependerá del perfil de los nominados, las preferencias de los gobiernos y las de la dirigente alemana. En el entorno de la sustituta de Juncker prefieren no especular sobre posibles vetos, en caso de que no se presenten suficientes féminas, pero tienen claro que ser mujer suma y dará puntos adicionales.

Los candidatos deberán superar una evaluación

Ursula von der Leyen no es la única sujeta al interrogatorio del Parlamento Europeo. Una vez confirmado el equipo y distribuidas las carteras, todos y cada uno de los candidatos a comisarios, incluido el español Josep Borrell, deberán someterse al examen de la comisión parlamentaria correspondiente. Un implacable bombardeo de preguntas en la mayoría de los casos destinado a conocer las capacidades de los candidatos y que no está exento de riesgo y que ya ha obligado a más de un Estado miembro en el pasado a cambiar a tener que relevar a la persona escogida. 

Le ocurrió al portugués José Manuel Durao Barroso durante su primer mandato en la Comisión Europea, cuando la Comisión de libertades civiles rechazó al candidato de Italia, el democristiano Rocco Buttiglione, que consideraba "inmoral" la homosexualidad y que la familia está para que la mujer tenga hijos y el hombre la cuide. Cinco años después le volvió a ocurrir lo mismo al portugués con la candidata de Bulgaria, la conservadora Rumiana Jeleva, designada para dirigir la cartera de Ayuda humanitaria del club, acusada de falta de transparencia en su declaración de intereses y obligada a renunciar tras un nuevo pulso entre el portugués y la Eurocámara. Lo mismo le volvió a ocurrir a Jean-Claude Juncker hace cinco años cuando los eurodiputados rechazaron a la exprimera ministra eslovena, la liberal Alenka Bratusek, que causó una pésima impresión, y que se autodesignó a sí misma candidata cuando su gobierno estaba en funciones y las elecciones las había ganado el centroizquierda.

Aunque el calendario todavía no está cerrado, la intención de la Eurocámara es organizar las audiencias públicas con los comisarios entre la última semana de septiembre y la primera de octubre. De esa forma, Von der Leyen tendría tiempo para diseñar su equipo y margen en cambio de algún susto de última hora antes de que el pleno del Parlamento Europeo, en la sesión del 21 al 24 de octubre en Estrasburgo, apruebe o tumbe al nuevo colegio de comisarios. Según las reglas, la Eurocámara no puede vetar a un comisario individual.