Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL MAR DE BARENTS

El Kremlin rodea de secretismo el incendio del submarino nuclear ruso

El Gobierno de Rusia no ha informado ni del tipo de nave, ni del origen del fuego, ni tampoco de la misión que estaba realizando

La prensa local recurre a fuentes propias para informar del suceso en el que murieron 14 personas, incluyendo varios oficiales de alto rango

Marc Marginedas

Miembros de los equipos de rescate rusos regresan en un minisubmarino tras una inmersión en busca del sumergible siniestrado en el mar de Barents.

Miembros de los equipos de rescate rusos regresan en un minisubmarino tras una inmersión en busca del sumergible siniestrado en el mar de Barents. / AP

El Gobierno de Rusia ha envuelto de secretismo el reciente incendio en un submarino nuclear , en el que perdieron la vida 14 tripulantes, muchos de ellos oficiales de alto rango. Dos días después del suceso, las autoridades no han confirmado el tipo de nave donde se produjo el siniestro, ni el origen del fuego, ni por supuesto han desvelado la naturaleza de la misión que realizaba. A falta de información oficial, los medios de comunicación locales han recurrido a fuentes propias y a entrevistas con testigos presenciales.

"Pregunten al Ministerio de Defensa". Esta ha sido la respuesta más frecuente a la batería de preguntas que han realizado este miércoles representantes de varios medios rusos e internacionales al portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Cuando un periodista del portal Meduza cuestionó al vocero presidencial acerca de la naturaleza de la misión que llevaba a cabo la tripulación, este se ha limitado a responder: "Se trata de una información que se incluye en la categoría de secreto de Estado; se respeta el secreto en interés del Estado y de su seguridad".

Tampoco ha sido más específico en el momento en que el reportero de la emisora de radio Kommersant le ha pedido la reválida oficial de que el fuego había ocurrido en un sumergible atómico para "operaciones especiales" AS-12, conocido también por el apodo de Losharika. "No se va a revelar [el modelo]", ha respondido Peskov de forma contundente. Ni siquiera ha contestado, a requerimientos de un informador de Reuters a la cuestión de si la nave estaba propulsada por un reactor nuclear. "No nos dedicamos a la construcción de barcos", ha zanjado.

La lista completa de fallecidos ha tardado 48 horas en ser publicada, después de que varios de ellos hubieran sido identificados por la prensa local a partir de investigaciones, y solo tras haber sido criticadas hasta la saciedad las autoridades por los comentaristas de la prensa independiente. La mayoría de los muertos cuentan con el rango de capitan de primera, segunda o tercera clase, a excepción de dos tenientes.

Dos tripulantes habían recibido, además, el título de 'Heroe de Rusia', la principal distinción militar del pais desde los tiempos de la segunda guerra mundial. Acerca de los supervivientes, el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, se ha limitado a asegurar que los marineros que perecieron "apagaron el fuego a costa de sus vidas", logrando salvar al buque y al resto de la tripulación, cuyo número no ha especificado.   

Información con cuentagotas

Con el Estado ruso suministrando a cuentagotas la información, los medios liberales y opositores han recurrido a sus fuentes propias para dar un poco de luz sobre el suceso, en un país donde aún estás frescos en la memoria episodios de accidentes a bordo de submarinos con resultado de muertos, incluyendo el hundimiento del 'Kursk' en el 2000, en el que perecieron sus 118 tripulantes. .  

SeverPost una agencia de información de Murmansk, ciudad situada no lejos de Severomorsk, donde tenía su base el sumergible accidentado, ha logrado dar con un pescador local, testigo presencial de los hechos. "Salimos a pescar en la zona de Kildin [una isla situada a la entrada de la bahía de Kola] y alrededor de las 21.30 horas, emergió un submarino; emergió totalmente, nunca había visto nada igual; en cubierta, la gente corría, se agobiaba", ha relatado.