Ir a contenido

CRISIS DE GOBIERNO EN EL REINO UNIDO

El 'brexit' marcará la elección del nuevo líder conservador

Los candidatos a relevar a May se elevan ya a cinco en las filas conservadoras apenas 24 horas después del adiós de la primera ministra

Begoña Arce

Boris Johnson.

Boris Johnson.

Apenas 24 horas después de la humillante despedida de Theresa May, la carrera por su sucesión empezó a calentar motores. El sábado eran ya cinco los pretendientes al puesto, un número que se incrementará en los próximos días. La elección estará inevitablemente marcada por el ‘brexit’, que acabó con May y decidirá la suerte del futuro primer ministro. La tentación de inclinarse por un divorcio brutal con Europa corre el peligro de chocar con el Parlamento, en el que los conservadores seguirán gobernando en minoría. El viernes, Boris Johnson, el mejor colocado en los sondeos, afirmó que el Reino Unido se marchará de la UE “el 31de octubre, con o sin acuerdo”. Pero otro de los candidatos, el ministro de Desarrollo Internacional, Rory Stewart, respondió que no participará con Johnson en un gobierno dispuesto a romper con la UE sin acuerdo alguno. “Creo que sería un enorme error, un daño innecesario y creo que es también deshonesto”. Desde las filas de la oposición, el diputado laborista Chris Bryant advirtió que quien proponga ese tipo de ruptura por las bravas “conocerá la misma suerte de May, pero en cuestión de semanas o de meses, no de años”.

Legitimidad cuestionable

El proceso para la elección del nuevo líder durará previsiblemente hasta finales de julio, una vez que los algo más de 100.000 miembros del Partido Conservador elijan entre los dos candidatos finalistas, quien gobernará a los 66 millones de ciudadanos del Reino Unido. Un sistema desequilibrado y muy cuestionable. “Algunos pueden argumentar que esos 100.000 no representan a la mayoría de los votantes del Partido Conservador y menos aún a todo el país”, declaraba a la cadena de televisión Channel 4  la diputada ‘tory’ Margot James, a cargo del departamento ministerial de Industrias Creativas y Digitales.

Esa legitimidad también la pone en duda el Partido Laborista, que desea la celebración de elecciones generales. Tan pronto como un jefe de Gobierno esté en el puesto, intentarán presentar una moción de confianza contra el elegido. “Creemos que el próximo primer ministro, dadas las circunstancias, debe presentarse ante el país y acreditar su mandato”, declaró a la BBC el responsable de Finanzas en el gobierno en la sombra, John McDonell. El último sondeo de Opinium, publicado hace un par de semanas, colocaba a los laboristas (29%) siete puntos por delante de los conservadores (22%). La segunda posición era para el Partido del Brexit (24%), la formación de extrema derecha de Nigel Farage, que pretende competir en los próximos comicios generales. El sábado, “Corbyn by Christmas” (“Corbyn para Navidad”) arrasaba en Twitter.  

El centro derecha

El miedo a una victoria del líder laborista o del aniquilamiento de los conservadores a manos de Farage y su partido de ultraderecha pesarán considerablemente en la elección del nuevo jefe de los ‘tories”. “El desafío más urgente al que se enfrenta el próximo líder conservador es asegurar que el partido sobrevive y evitar la llegada de un gobierno laborista de extrema izquierda dirigido por Jeremy Corbyn”, señalaba el editorial del diario 'The Times'. “Gran Bretaña necesita desesperadamente un partido fuerte, de centroderecha, capaz de defender el Atlantismo, el mercado libre y las alianzas multilaterales”, si bien, reconocía el periódico, “cualquiera que herede la corona empañada de May debe primero resolver el impasse del ‘brexit”.