Ir a contenido

Violencia e inseguridad

Despiden los devotos al sacerdote asesinado a tiros en El Salvador

Cecilio Pérez Cruz murió a causa de dos disparos de arma de fuego en un caso que ha conmocionado a ese país que es considerado uno de los más peligrosos del mundo

El Periódico

Funerales del sacerdote católico Cecilio Pérez Cruz en El Salvador.

Funerales del sacerdote católico Cecilio Pérez Cruz en El Salvador. / Reuters

Cientos de feligreses salvadoreños acudieron al funeral del sacerdote católico Cecilio Pérez Cruz, quien murió a tiros el fin de semana pasado en el interior de su casa pastoral, en medio de la creciente violencia que golpea al país centroamericano.

Aunque en un inicio las autoridades sospecharon que la muerte pudo ser responsabilidad de peligrosas pandillas, representantes de la Iglesia Católica y de la Policía lo han descartado, ya que Pérez nunca denunció llamadas amenazantes por no pagar extorsiones. El cuerpo del sacerdote de 35 años, que fue hallado la madrugada del sábado pasado tenía dos disparos. La Policía dijo que las puertas del domicilio no fueron forzadas ni tenía señales de robo.

Tristeza entre sus seguidores

Feligreses y miembros del clero abarrotaron la iglesia San Miguel Arcángel, en el municipio de Sonzacate, ubicado a alrededor de 54 kilómetros al suroeste de San Salvador, para despedir al sacerdote identificado como cercano al pueblo y entregado a su obra misionera.

"Yo siento una gran tristeza por su muerte. Lo siento mucho porque era un instrumento de Jesucristo, un servidor de Dios", señaló a Reuters una feligresa que hace diez años participó en la ordenación del sacerdote y que pidió no ser identificada.

Se trata del segundo homicidio contra un sacerdote desde 1994. En marzo de 2018, el padre Walter Vásquez fue asesinado en una carretera desolada en el municipio de Lolotique, al este del país, en un caso que no ha sido resuelto.

País muy peligroso

El ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez, indicó que continúan las investigaciones por lo que prefirió no dar detalles sobre el caso. "Es importante no prestarnos a hipótesis que puedan llevar a confundir o alarmar a los ciudadanos", ha indicado a la prensa.

El Salvador ha sido considerado como uno de los países más peligrosos del mundo según la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes. Entre enero y mayo se han registrado 1.236 muertes violentas, según estadísticas de la Policía, un 13 por ciento menos que en el mismo lapso del año pasado. "No vamos a parar de condenar, ni vamos a dejar de expresar nuestro repudio y rechazo (a este crimen). Tiene que hacerse justicia", ha recalcado el Obispo Constantino Barrera durante la misa del funeral.