Ir a contenido

TENSIÓN EN EL ULSTER

El funeral por la periodista McKee une a la clase política contra la violencia en Irlanda del Norte

Theresa May y Leo Varadkar entre los presentes en la ceremonia de la reportera asesinada

El grupo Nuevo IRA se ha responsabilizado de la muerte de la informadora en Derry

Begoña Arce

Lyra McKee, periodista irlandesa asesinada por el Nuevo IRA el pasado jueves.

Lyra McKee, periodista irlandesa asesinada por el Nuevo IRA el pasado jueves. / JESS LOWE

Sonrisas, lágrimas, anécdotas personales, recuerdos. El emotivo funeral de la periodista Lyra Mckee se convirtió en un llamamiento a “construir la paz” en Irlanda del Norte. Lyra de 29 años era “inteligente, gentil, apasionada, enérgica, generosa, divertida y con un gran sentido de la compasión”, según uno de sus amigos, Stephen Lusty. Murió de un disparo en la cabeza el pasado jueves en un ataque contra la policía en la ciudad de Derry, reivindicado por los paramilitares republicanos del Nuevo IRA. Un crimen que ha unido a la clase política, sin distinción de credo. Líderes de todas las tendencias compartieron banquillo en la catedral católica de St. Anne en Belfast, junto a cientos de personas que llenaban el templo, mientras otros muchos seguían la ceremonia desde la explanada de la entrada. Algunos de los presentes llevaban camisetas de Hufflepuff, Harry Potter y de Marvel, las películas favoritas de la fallecida. “Sé que le habría encantado”, señalaba la compañera de Lyra, Sara Canning.

"Os pido que os detengáis"

La primera ministra, Theresa May, encontró su sitio entre el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar y el presidente de Irlanda , Michael D Higgins. La líder del Partido Unionista Democrático (DUP), Arlene Foster, lo hizo junto a los responsables del Sinn Féin, Michelle O’Neill y Mary Lou McDonald y el jefe de los laboristas, Jeremy Corbyn. Los colegas del Sindicato Nacional de Periodistas (NUJ) formaron una guardia de honor en el momento de la salida del féretro.

“Lyra ha unido con su muerte a mucha gente muy diferente” declaró el sacerdote católico, Martin Magill, en un servicio multicultural, dirigido a todo tipo de comunidades. Magill pidió a quienes acabaron con la vida de Lyra que abandonen la violencia. “Os pido que oigáis a la mayoría de la gente en vuestra amada isla de Irlanda. Os pido que os detengáis”.

Ovación de los asistentes

Irlanda del Norte lleva dos años de vacío político sin asamblea autonómica, por diferencias entre los dos partidos gobernantes, el Sinn Féin y el DUP. A eso se suma la crisis del ‘brexit’. Una inestabilidad que parecen estar aprovechando los grupúsculos paramilitares republicanos. Ahora, unidos ante la tragedia, los políticos escucharon el reproche que les lanzó el padre Magill. “En el nombre de Dios, ¿Por qué ha hecho falta que una mujer de 29 años, con toda la vida por delante, haya muerto, para llegar a este punto?” . Sus palabras despertaron una ovación espontanea de los asistentes en la iglesia, puestos en pie.

Escritora de talento, lesbiana, defensora de los derechos activistas gay, inteligente, luchadora, “la respuesta de Lyra”, según su familia, “hubiera sido muy simple. La única vía para superar el odio y la intolerancia es el amor, la comprensión y la bondad”.