Ir a contenido

Macron quiere reconstruir Notre Dame en cinco años

El presidente se dirige a los franceses para pedirles unidad frente a la catástrofe sufrida tras el incendio de la catedral

Eva Cantón

Macron sobre Notre Dame: Quiero que esté terminada en cinco años. / YOAN VALAT (AP / VÍDEO: EFE)

Veinticuatro horas después del incendio que ha devastado Notre Dame, Emmanuel Macron se ha dirigido a los franceses para pedirles unidad frente a la catástrofe, como han hecho en otros momentos duros de la historia del país, y les ha dicho que quiere reconstruir la catedral de aquí a cinco años.

Reconstruiremos la catedral más bella todavía y quiero que esté terminada de aquí a cinco años”, ha dicho en un breve mensaje televisado en directo desde su despacho del Elíseo donde eran visibles los volúmenes con las Memorias de Charles de Gaulle, las obras completas de Stendhal y una obra de André Gide. "Conocemos nuestra capacidad para movilizarnos y unirnos para vencer", ha subrayado.

El presidente francés ha prometido que en los próximos días volverá a retomar su agenda política para anunciar las medidas que baraja poner en marcha tras el gran debate nacional organizado para dar respuesta al malestar de los chalecos amarillos.

Pero de momento todos los esfuerzos del Gobierno se concentrarán en salvar un monumento vinculado desde hace ocho siglos a la historia de Francia. El consejo de ministros de este miércoles estará íntegramente dedicado a ello.

“A lo largo de nuestra historia hemos construido ciudades, puertos, iglesias. Muchos se quemaron o fueron destruidos por las guerras, las revoluciones o los errores humanos y siempre las hemos reconstruido”, ha indicado Macron, que ha elogiado el “heroísmo” de los bomberos y las donaciones de los “ricos y menos ricos”. “Todos han dado lo que tenían”, ha dicho.

 “Comparto vuestro dolor, pero también vuestra esperanza. Ahora tenemos mucho que hacer, actuaremos y triunfaremos”, ha añadido el presidente al término de una jornada en la que la emoción por la pérdida de un emblema del patrimonio de la humanidad convivía con los trabajos en el interior del templo para hacer un primer balance de daños.

Doce horas necesitaron los 400 bomberos para extinguir con agua del Sena las llamas que devoraron la cubierta de la nave central desde el coro al transepto y derribaron brutalmente la aguja de la catedral dejando un agujero en la bóveda del edificio.

Si la estructura y las dos torres lograron mantenerse en pie, es pronto para saber si el incendio ha provocado daños irreparables. “El resto de la bóveda sigue ahí pero hay una gran inquietud porque hay agua y trozos de madera carbonizada empapada de agua”, alertaba en France Inter el ministro de Cultura, Frank Riester, quien no obstante confirmaba la buena noticia del hallazgo del gallo que coronaba la aguja derruida.

El incendio ha destruido parte de las vidrieras y las que han sobrevivido tendrán que desmontarse y restaurarse pero los dos rosetones del transepto norte y sur no han sufrido un grave deterioro.

Los bomberos han logrado poner a salvo las obras de arte, entre ellas la corona de espinas y la túnica de San Luis, trasladadas al Ayuntamiento. El resto del tesoro se llevará en los próximos días al museo del Louvre. Preocupa igualmente el estado del órgano, a pesar de haber escapado de las llamas.

La catedral tiene tres puntos débiles: el hueco que dejó la caída de la aguja, el crucero y la bóveda norte, por lo que existe todavía el riesgo de que la cúpula no aguante. El secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, cree que se necesitan 48 horas para garantizar la seguridad de las partes de la iglesia aún “vulnerables”. Para prevenir riesgos en caso de hundimiento, se han evacuado cinco edificios colindantes.

Fuego accidental

Paralelamente, la investigación intenta determinar las causas del siniestro que el fiscal de París, Rémy Heitz, ha considerado “accidental”, vinculado a las obras de rehabilitación que se estaban haciendo en la catedral, descartando así un acto deliberado.

La policía judicial ha interrogado a los quince obreros que trabajaban en la obra y que no estaban en el edificio en el momento del incendio. Los trabajos de renovación consistían en reparar la cubierta de plomo de la aguja, que no se había renovado desde 1930 y para ello se había levantado un imponente andamio de 250 toneladas, visible este martes entre los restos ennegrecidos de la piedra y el perfil desfigurado del templo.

Algunos historiadores y especialistas en conservación del patrimonio lamentaban el estado de la catedral y medidas de precaución insuficientes en la restauración de monumentos históricos.

Las grandes fortunas han respondido con rapidez a la petición lanzada por la Fundación patrimonio para colaborar en la restauración y este martes la suma alcanzaba los 750 millones de euros. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha propuesto una conferencia internacional de donantes.

“Hemos perdido algo más que un monumento, es una parte del alma de París. Notre Dame es un faro para todo el mundo. Todos los parisinos, todos los franceses lloran este emblema de nuestra historia.Pero de nuestra divisa sacaremos fuerza para levantarnos. Fluctuat nec mergitur”, subrayó Hidalgo, recordando la misma divisa que recorrió París tras los graves atentados del 2015.

Temas: Francia